Así fue la primera edición del Premio Librotea

Fotos cortesía Fundación Telefónica
Fotos cortesía Fundación Telefónica

Minutos antes de la ceremonia de entrega del recién nacido Premio Librotea, dos de los galardonados nos daban visiones distintas, aunque compatibles, del trabajo que supone hacer llegar a un libro a los lectores. “Editar es un ejercicio de generosidad, cuando lees un libro que te transmite una serie de ideas y emociones lo que quieres es compartirlo”, explicaba Antonio J. Rodríguez, editor invitado de Caballo de Troya junto a Luna Miguel. “Solemos estar agazapados, en un segundo plano, y eso hace que nuestra actividad sea un poco desconocida. Yo tengo familiares que piensan que trabajo vendiendo libros de texto”, nos comentaba Álvaro Llorca, uno de los creadores de Libros del K. O.

Entre esos dos polos, la generosidad y el desconocimiento, transita en la mayoría de las ocasiones del trabajo editorial. Por ello, el premio Librotea nace con la vocación de celebrar y visibilizar el trabajo de aquellos que trabajan cada día para conseguir que los libros lleguen a los lectores. En la ceremonia de entrega de premios, celebrada el pasado martes en Fundación Telefónica, en Madrid, se puso de manifiesto la importancia de esa labor, en una gala atípica en la que los autores fueron los encargados de entregar los galardones a sus editores.

Aixa de la Cruz, Luna Miguel, Antonio J. Rodíguez y Miguel Aguilar.
Aixa de la Cruz, Luna Miguel, Antonio J. Rodíguez y Miguel Aguilar.

El acto, presentado por Isa Calderón, y que contó con las intervenciones inaugurales de pepe Verdes, director de Librotea, y de Andrés Pérez Perruca, responsable de Contenidos de Espacio Fundación Telefónica, comenzó con la entrega del Premio Tapado, destinado a aquella editorial que ha publicado el libro sorpresa del pasado año. Aixa de la Cruz, autora de Cambiar de idea, fue la encargada en entregar el premio a Luna Miguel y Antonio J. Rodríguez, editores invitados durante 2019 y 2020, de Caballo de Troya, acompañados de Miguel Aguilar, director literario del sello.

Nacho Carretero, Alberto Sáez, Álvaro Llorca y Emilio Sánchez Mediavilla.
Nacho Carretero, Alberto Sáez, Álvaro Llorca y Emilio Sánchez Mediavilla.

El premio Talento, que celebra el mejor catálogo editorial del pasado año, recayó en Libros del K. O., y fue uno de sus autores, Nacho Carretero, el encargado de entregar el galardón. El autor de Fariña también recordó el secuestro de su libro, que supuso un episodio de inquietud para una editorial pequeña y que ha dedicado su trayectoria a publicar libros de investigación y crónica periodística.

Marcos Giralt Torrente y Silvia Sesé.
Marcos Giralt Torrente y Silvia Sesé.

Por último, el premio Lectores, a los libros más visitados y comentados por los lectores de Librotea, recayó en Anagrama. Marcos Giralt Torrent entregó el galardón a su editora Silvia Sisí, y recordó cómo el catálogo de la editorial barcelonesa le formó como lector y autor, además de recordar el momento en el que Jorge Herralde le llamó para publicar por primera vez en la editorial.

Con el reconocimiento a su labor y, por extensión, a la de todos los editores, finalizó una primera edición de unos premios que tendrán continuidad en el futuro. Ahora comienza, con las lecturas de cada nuevo libro, la próxima edición del Premio Librotea.

La opinión de los usuarios

3 Opiniones

ar

argimiro1418 07 marzo 2020

Me ha encantado la presentación. Editores jóvenes con ideas claras y sin miedos a lo desconocido en estos tiempos tan difíciles para la lectura escrita. Y editores no tan jovenes (Sesé) con una formación intelectual envidiable y una capacidad para separar el trigo de la paja, que a muchos les encantaría alcanzar.

ma

mariadelcarmenmartin 02 marzo 2020

Estuve en el acto y me sorprendio gratamente saber mas de la labor de los editores, ya que como lectora, siempre me habia ocupado del autor, sin conocer la importancia que tiene un buen editor, para el disfrute de los buenos libros. Gracias por invitarme

hu

hudcoelectric 02 marzo 2020

thanks for sharing