Javier Arrevola: "Nuestros libreros aman su trabajo"

Javier Arrevola en Casa del Libro
Javier Arrevola en Casa del Libro

Fundada en 1923, Casa del libro es un nombre histórico de la cultura en España. Hablamos con Javier Arrevola, su Director General, de una trayectoria que ha pasado por casi un siglo de cambios, adaptándose a los tiempos. Como explica él mismo en esta entrevista, “fuimos una de las primeras librerías en conectarnos en internet, estamos muy familiarizados a la venta de libros online”. 

Para que esto siga así, Arrevola nos explica que existen dos canales de aprendizaje para Casa del Libro. “El ocio, otro tipo de industria que compite con el libro -explica el director- es mucho más inmediato que el libro y debemos aprender de él”. Por otro lado el mundo de la moda, el lujo del que Javier Arrevola nos desvela que “debemos ser más atractivos”. 

Del universo online pasamos a las tiendas físicas, y ahí entra en juego una de las marcas personales de Casa del Libro: sus libreros. “Para nosotros la figura del librero es fundamental porque la figura del lector es fundamental” cuenta el director. “Hay que pensar que si te recomienda un buen libro -explica Arrevola- vas a tener días, semanas de felicidad gracias a este librero”. El Director de Casa del Libro nos cuenta que esto no se encuentra en internet, ni en una página web, “esto se encuentra hablando con un librero”, asegura. “A diferencia de otras empresas- cuenta – nuestro libreros aman su trabajo. Les encanta leer, aconsejar sobre libros. Y es algo que potenciamos, mimamos y enfatizamos”. 

Otra de las marcas personales de Casa del Libro es su catálogo de fondo, actualmente tienen alrededor de unas 600.000 referencias en libros. “Es nuestro ADN, somos una librería de fondo”, cuenta Javier Arrevola. Sin embargo, el director de Casa del Libro nos explica que mantener hoy en día un almacén de referencias de esta envergadura es complicado. “Es algo que nos enorgullece. Es complicado de mantener pero es nuestra obligación”. 

Una medida que pocos lectores conocen pero que les influye es la denominada ley del precio fijo del libro. “Si no hubiera existido esta ley -cuenta Javier Arrevola- se hubiera inventado. Porque esta ley protege el librero tradicional de las grandes multinacionales con descuento masivos”.

La opinión de los usuarios