La cultura es salud: conectar lo ciencia y humanismo

Sergio del Molino, Luis González y Natalia Ruiz en Casa del Lector
Sergio del Molino, Luis González y Natalia Ruiz en Casa del Lector

Según la OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por esa razón, y desmintiendo la separación artificial que se ha establecido históricamente entre cultura y ciencia, Librotea en colaboración con Bristol Myers Squibb, se impulsa el ciclo La cultura es salud, una serie de encuentros entre personalidades de la literatura y la ciencia para charlar sobre las múltiples conexiones entre estas áreas del saber humano.

La ciencia y la literatura son dos disciplinas que los ámbitos académicos y la percepción pública han ido separando con el tiempo, pero tienen mucho en común. “La literatura es comunicación pura. De hecho para mí un libro no existe hasta que no está en manos de un lector”, explica en esta charla Sergio del Molino. “Me interesa la literatura como acto, como difusión. No me interesa encerrarme en mí mismo sino proyectarme a los demás y generar una discusión”.

En este encuentro realizado en La Casa del Lector de Matadero Madrid, y moderada por su responsable, Luis González, el autor de La piel compartió impresiones con la divulgadora científica Natalia Ruiz. Precisamente una de las áreas de coincidencia de ambos campos se encuentra en la difusión del saber. “Divulgar es sacar a la ciencia de los laboratorios. La imagen del cientificismo en su torre de marfil ha ido cambiando, sobre todo en los últimos diez años, con el mundo digital”, explica Ruiz. “Es importante que el ciudadano se acerque a la ciencia. Para que la ciencia siga avanzando, para que siga mejorando nuestra calidad de vida, sea accesible a todo el mundo, no solo por los resultados sino también por su conocimiento”.

En La piel, Sergio del Molino trata, desde una perspectiva personal, un problema médico a través de distintos puntos de vista. “Me interesa mucho usar mi experiencia para llevarla otros terrenos. En La piel, la salud es fundamental, y nuestra relación con la medicina. Yo me considero un paseante, alguien que desde la profesión de la ignorancia intenta acercarse a temas que me interesan mucho, generalmente por preocupaciones íntimas. Me acerco a muchos temas que me serían ajenos si no me afectasen. Yo padezco una psoriasis muy grave que me ha llevado a tener una determinada vida y una serie de reflexiones. A través de las vidas y reflexiones de otros he intentado ver hasta qué punto la piel es algo importante a lo que no prestamos atención”.

El oficio de la literatura y el de la ciencia también comparte una serie de estructuras y códigos. “Existe un proceso creativo que se puede aplicar a todo. Al final la ciencia es cultura, es querer alcanzar una respuesta a algo”, sostiene Ruiz. Ella apuesta por romper las barreras y crear sinergias. “Es una necesidad que tenemos desde siempre, incluso entre las propias materias científicas. Desde el arte y la cultura se han roto muchas barreras en los últimos años, cada vez hay más proyectos en los que se mezcla arte y ciencia. Carl Sagan, por ejemplo, creó una generación de astrofísicos gracias a su manera de comunicar”.

“La literatura es también un oficio, lo cual implica que es un aprendizaje, que tiene un canon, una forma de hacer”, apunta del Molino en otro momento de la charla. “Hay que facilitar sistemas que permitan que accedan paseantes intrusos, gente que a los popes les puede parecer que dicen idioteces, pero que puede darle la vuelta a como se piensan las cosas”.

La opinión de los usuarios

1 Opinión

un

unlectorempedernido 10 febrero 2021

Lo mejor que he leído

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales