Martín Caparrós: "Me paso la vida mirando alrededor, tratando de entender con lo que veo, lo que percibo"

Fotografía : Álvaro Delgado

Fotografía: Álvaro Delgado

Entrevistamos al autor Martín Caparrós sobre su libro Ahorita,  en el que aborda, a través de reflexiones breves cargadas de ironía mordaz, cuestiones que van desde la invención de los pijamas inteligentes hasta los cambios de hábitos en la comunicación interpersonal, pasando por el género y la semántica, la obesidad, el trabajo y el ocio. Un fantástico libro que pertenece a la colección «Nuevos cuadernos Anagrama».

En Ahorita comienzas explicando lo complicado que es hablar sobre el presente. Pese a esa dificultad y en esta época en que todo va tan rápido lo has logrado sintetizar de una manera muy audaz, ¿qué te llevó a escribir sobre esto?

La vida, te diría, si no sonara tan tonto. Pero de algún modo es cierto:  me paso la vida mirando alrededor, tratando de entender –de hacer sentido– con lo que veo, lo escucho, lo que percibo. Me tocaron, como a todos los hombres, tiempos difíciles en que vivir, y me interesa mucho intentar descifrarlos. Es fascinante mirar los pequeños detalles, las grandes tendencias, y ver qué dicen sobre nuestro presente, nuestro futuro.

Hablas de las necesidades autoimpuestas y, a veces, compramos objetos que pensamos que necesitamos para sentirnos realizados en nuestras vidas. ¿Seríamos más felices si necesitásemos menos cosas? 

En tu pregunta está la respuesta: ¿quién dijo que “necesitamos” todas esas cosas que compramos? Buena parte de la cultura contemporánea –entendida la cultura como circulación de diversos relatos– tiene como meta convencernos de que necesitamos esto y lo otro y lo de más allá. Me interesa mucho pensar cómo se intenta –y se consigue– ese objetivo, necesario para que se produzcan y se vendan cada vez más cosas –que, por supuesto, no “necesitamos” para nada. Entre nosotros: no sabes qué feliz me hace no tener casa, no tener cosas. 

Señalas que en este momento cuesta mucho imaginar un futuro que nos atraiga pues se perfila más bien como una amenaza climática y económica. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos de ahorita para ayudar a cambiar el panorama de las generaciones futuras? 

Lo que podemos hacer lo estamos haciendo, solo que muchas veces no lo sabemos. La construcción de un futuro es algo que implica a muchos sectores e individuos y que se hace poco a poco; una construcción colectiva difícil de ver hasta que cristaliza y entonces, de pronto, nos damos cuenta de que toda una sociedad decidió que ya no quiere tener reyes, o poseer esclavos, o tratar a las mujeres como si fueran inferiores. 

Ahorita es parte de la colección nuevos cuadernos de Anagrama, que recupera una colección emblemática y muy combativa de los inicios de la editorial. ¿Cómo valoras el hecho de que se recupere, con ensayos cortos que se pueden leer rápidamente, en un momento como el actual en el que necesitamos reflexión?

Me gusta el esfuerzo de desmitificación del ensayo que hace esta colección. Por esto de sectorización y la especialización, los ensayos se convirtieron en unos libros cada vez más farragosos, más incomprensibles. Con iniciativas como esta, vuelven a ser textos para un público más amplio, más atractivos, más actuales y actuantes. 

Para acabar, hay algún título o títulos en especial de la colección que te hayan movido a la reflexión y que nos ayuden a explicarnos -o, al menos, a intentarlo- sobre el presente, y por qué te han gustado? 

Leí con interés varios títulos. La conjura de los irresponsables, por ejemplo, de Jordi Amat, que trajo luces nuevas al conflicto catalán, o La mirada lúcida, de Albert Lladó, sobre los desafíos del periodismo en estos tiempos. Pero hay más, por supuesto.

La opinión de los usuarios