10 libros con personajes fascinantes que nos hacen estar menos solos

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

¿Puede alguien hacerse amigo de un personaje de ficción? Pese a que algunos observarían en ese sentimiento un síntoma de algún trastorno de personalidad, los amantes de la literatura seguro que reconocen esa sensación. Hay personajes que, una vez cerrado el libro, nos siguen acompañando, sus frases y opiniones sobre la vida resuenan en nuestra cabeza y sentimos que, de alguna manera, podemos recurrir a ellos.

La soledad durante estos días de encierro casero puede ser una fuente de frustraciones y tristeza. El contacto virtual a veces no llega para colmar nuestra necesidad de comunicación. Sin llegar a sustituir la compañía humana, hemos buscado entre esos libros cuyos protagonistas nos hacen sentir que no estamos solos en una habitación, sino que hay alguien con una personalidad propia que nos habla y acompaña durante estos días.

Entre los muchos personajes fascinantes que nos ofrece la literatura, hoy hemos querido seleccionar aquellos que podrían ser buenos compañeros durante un encierro. Eso deja fuera a todos los villanos, y también a muchos otros que nos apasionan pero que, como el Ahab de Moby Dick o el Ignatius Reilly de La conjura de los necios, harían que la convivencia fuese bastante estresante. Por eso empezamos este recorrido con alguien tan entrañable como el Atticus Finch de Matar a un ruiseñor. Defensor de causas justas y padre atento, se nos ocurren pocos nombres mejores para pasar unos días juntos.

La humanidad que algunos autores son capaces de insuflar en sus creaciones hace que las sintamos muy cerca. Es el caso de Elizabeth Bennet, a quien cuando terminamos Orgullo y prejuicio conocemos como a una amiga. O el apasionado y libertino Jay Gatsby de El gran Gatsby. En otros casos, es su arrojo y su amor por la aventura lo que los convierte en fascinantes, como en el Martin Eden de Jack London. También su visión del mundo y sus opiniones, como en Maqroll el gaviero creado por Álvaro Mutis, o la Clarissa Dalloway de Virginia Woolf en La señora Dalloway.

Los personajes con un fino sentido del humor y un punto canallesco son también un tipo de creaciones literarias que a menudo nos conquista. Es casi imposible no leer La suerte de Jim y no sentir simpatía, incluso cuando somos testigos de sus fallas, por su protagonista. De igual forma, uno siente una particular afinidad con el Jeeves de P. G. Woodhouse y su abnegación británica.

En otras ocasiones, es el ingenio y la capacidad de deducción lo que nos hace admirar a una creación literaria y sentir que sus dimensiones van más allá de lo que encierra la página de un libro. El Guillermo de Baskerville de Umberto Eco en El nombre de la rosa es alguien con quien podríamos tener algunas buenas conversaciones, al igual que resultaría fascinante poder departir durante algunos momentos con el Jules Maigret de Georges Simenon. Todos ellos nos pueden acompañar durante los próximos días y, sí, hacernos sentir menos solos.

La opinión de los usuarios

4 Opiniones

go

gomezdieg 18 marzo 2020

Faltó el buen soldado Svejk de Jaroslav Hasek

so

soulmen 17 marzo 2020

Y tampoco puede faltar Ignatitus T, Reilly de "La conjura de los necios" una de las mejores novelas tragicómicas de la Historia.

ti

tintin_milou 17 marzo 2020

En mi opinión, en esta lista no puede faltar Holden Caulfield, el inolvidable protagonista de The Catcher in the Rye.

el

el_triatleta_globero 17 marzo 2020

Aunque no sea un personaje de ficción, dadle una oportunidad a "El triatleta globero que se forjó una coraza de acero", y veréis como, a base de resiliencia y sentido del humor, os pone en el camino para conseguir cualquier empresa que os propongáis.
https://cutt.ly/ztjBmgh