La casa, la ciudad, el cuerpo

Libros recomendados por Silvia Nanclares

La escritora Silvia Nanclares escoge varios libros en los que la casa, la ciudad y el cuerpo están irremediablemente conectados. Como si la historia fuera del interior al exterior (o viceversa) de nosotros mismos dejándonos marcas por todas partes.Entre ellos recomienda Buena alumna, de Paula Porroni, “un periplo por los escenarios de la precariedad de una estudiante demasiado mayor para empezar un postgrado. Desarraigo, crudeza y autocastigo en esta primera novela llena de habitaciones en pisos compartidos”; en El pan a secas, Mohamed Chrukri deambula por las calles de Tánger y Tetuán mientras “aprende a golpes de qué va lo de hacerse mayor, cual Lazarillo libidinoso. Un puñetazo de novela”, afirma Nanclares.  Otra novela con la casa como protagonista es Fun Home, de Alison Bedchel, en la que se describe “la casa, el padre, la familia como gran estructura de opresión y manantial de identidades engañosas. La salida del armario de varios miembros de la familia se funden en esta novela gráfica que hubiera hecho las delicias de Proust”.Más libros: Cada día es de un ladrón, de Teju Cole, la primera novela del escritor nigeriano y en la que, como describe Nanclares, “cuenta el regreso a Lagos de un personaje bien parecido a él.  Desarraigo, idealización, desengaño o la imposibilidad de un estado como Nigeria son las asunciones que se le abren paso mientras pasea”; Nunca falta nadie, de Catherine Lacey, en el que acompañamos Elyria en su periplo de dejar casa, marido y trabajo estable para vaganbundear por las carreteras de Nueva Zelanda. “Es una nueva puesta escena del mito del viaje como reseteo vital. Y un nuevo fracaso”, sostiene la escritora.En Atenas se desarrolla A contraluz, de Rachel Cusk. En la capital griega aterriza una mujer para dejarse hipnotizar por el calor extremo y las historias que va escuchando en su deambular. “Un despliegue técnico, una novela deslumbrante construida a base de conversaciones entre desconocidos”, mantiene Nanclares. En Varados en Río, “Javier Montes revienta la fantasía del Río hedonista contándonos su propio destierro emocional a través de las historias de Rosa Chacel y Manuel Puig, dos escritores que vivieron un Río muy diferente al del perpetuo Carnaval”.  Finalmente, y entre otras novelas que aparecen en el listado, una para regodearte en la lectura: Todo cuanto amé, de Siri Husvedt. “Es la novela que consagró a Hustvedt a principios de este siglo. Con los protagonistas atravesamos tres décadas de los barrios del SoHo y el Bowery neoyorquinos, donde se creó la burbuja del arte contemporáneo y unas cuantas leyendas. Gozar es poco”, confiesa Nanclares.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales