Las 50 mejores novelas del siglo XXI

Libros recomendados por Librotea

Es muy difícil elegir cuáles son las mejores novelas publicadas en este siglo XXI. Y es, ante todo, un criterio altamente subjetivo. Pero hay títulos y escritores  que se han ganado ya un lugar en el podio. Por cómo han afectado estas novelas a los lectores, por el punto de inflexión logrado, por las temáticas, por el lenguaje utilizado. La enumeración puede ser esta o cualquier otra. Y si el lector lo desea, también puede indicarnos cuáles a su juicio faltarían.

Es inevitable que en el listado aparezcan autores como Jonathan Franzen, Ian McEwan, Martin Amis, Don DeLillo, Philip Roth, Richard Price, John Banville, Joyce Carol Oates, Alice Munro*, Margaret Atwood, Paul Auster y JM Coetzee. La literatura anglosajona ha ofrecido novelas tan reseñables como Las correcciones, Expiación o Verano, sólo por citar tres títulos que no desmerecen en ninguna biblioteca.También  la literatura europea –dejando aparte al Reino Unido– ha tenido hypes como los de Elfriede Jelinek, Michael Houllebecq, Emmanuel Carrere, Elena Ferrante o Delphine de Vigan. Nombres que, si bien el tiempo se encargará de que continúen o no en el canon, a día de hoy han copado suplementos literarios y premios.

Desde América Latina imposible no citar a Roberto Bolaño con el monumental 2666, Junot Díaz y La maravillosa vida breve de Oscar Wao, los diarios de Ricardo Piglia** y La fiesta del chivo, de Mario Vargas Llosa.  Para seguir con la lengua española, hemos destacado novelas como Los enamoramientos, de Javier Marías, El corazón helado, de Almudena Grandes, Anatomía de un instante, de Javier Cercas, y Crematorio, de Rafael Chirbes. Entusiasmaron a la crítica, pero también obtuvieron un buen juicio por parte de los lectores. Como sucedió con Patria, cuya inclusión en este listado no chirriaría, pese a ser de muy reciente publicación.Y, finalmente, ciertas rarezas que han obligado a volcar la mirada sobre distintas actualidades internacionales como el cómic de Marjane Satrapi, Persépolis (por falta de espacio numérico no están las novelas gráficas periodísticas de Guy Delisle y Joe Sacco, pero también deberían).

Con solo 17 añitos de siglo, no es mala cosecha. *A pesar de tratarse de un libro de cuentos no hemos querido dejar de incluir aquí ‘Demasiada felicidad’ de Alice Munro, una de las autoras capitales del siglo XX y de lo que llevamos del XXI. Otro libro de relatos que aparece en este listado es el de Jhumpa Lahiri, escogido también por la importancia de su autora.** Los ‘Diarios de Emilio Renzi’, a apesar de inscribirse en el género diarísitico, podrían encuadrarse en una ficción novelada de la vida del propio autor.

Estantería

La opinión de los usuarios

7 Opiniones

ga

garamond7 21 agosto 2019

La lista, presentando numerosos aciertos, incurre (qué sorpresa, El País) en recetar alrededor de un 40% de títulos que no son sino la cuota referida al estándar ideológico que se arropa en los bolsillos del lector carcomido por el proselitismo progre: tener que contentar al personal con Ngozi, Despentes, Atwood, Zadie Smith o la vergonzante Grandes es descaradamente propagandístico en una lista que pretende exhumar 50 piezas relevantes en lo que va de siglo. Por no hablar de los Murakami, Ferrante, Aramburu... que sólo son alabados por los consumidores que no pasan de la balda de recomendados del centro comercial de turno o que se guían por las loas de la faja editorial, es decir, por lectores que no leen nada. Además, otras imprecisiones: Muñoz Molina (su título es un ensayo, no una novela, pero hay que tributar al columnista estrella del suplemento naif), Satrapi (la berrea posmoderna que iguala comic a literatura), Alexievich (crónica periodística, pero es mujer, Nobel, y el responsable de esta selección posiblemente llevará semanas hablando de lo buena que es Chernobyl en el vermú gafapasta de Twitter), Amis y el 11-S (ensayo, qué pena que todo lo bueno lo escribiera antes del 2001 y no sepamos que coger, ¿verdad?, así que añádase también el paupérrimo Lionel Asbo) o Kapuscinski (Ébano fue publicado en 1998 -glups-, otra crónica más, pero los profesores de la facultad de periodismo hicieron bien su trabajo presentándolo como el sanctasanctórum de la literatura). Súmese que muchos autores publicaron sus mejores obras a finales del XX: Foster Wallace (su Rey Pálido quedó incompleto, pero cómo no incluirlo en la lista, aunque no se lo haya leído ni dios), Lorrie Moore (el título ejemplar es Pájaros de América, que también son cuentos, pero hace ya tiempo que ha quedado demostrada la incoherencia de esta selección), Toni Morrison (Ojos azules es de 1970, mil veces mejor que Amor, pero acaba de morir, mujer, negra, Nobel, feminista confesa...) o Lucia Berlin (todos sus cuentos se publicaron en América durante el siglo pasado, pero como Alfaguara, Twitter y el feminismo descubrieron un título fértil en 2015, aquí está, entre los 50 mejores).
Para qué seguir.
Esto es lo que sucede cuando se encarga prescribir 50 libros para gente que no lee a un redactor que tampoco lee. No lee hasta el punto de que ni siquiera ha sido capaz de hallar 50 novelas (es decir, que no se ha leído 50 títulos contemporáneos decentes en 19 años) y Google le acaba remitiendo a blogs y suplementos donde se alabó a ensayistas, cronistas, cuentistas y artistas gráficos. Así se reparte el alpiste a la progresía.
Que no cunda el pánico: este artículo se replicará ad infinitum en Twitter, algún incauto comprará en DeBolsillo, y así se acabarán maquillando las cifras de ventas de Penguin Random House en el final de agosto, mes difícil por su tendencia a la mendicidad intelectual, en el que el grupo Planeta toma la delantera con sus piezas de burdo entretenimiento. Buen trabajo, Librotea.

zu

zurmarin 21 agosto 2019

¿Y Luis Mateo Díez? Imprescindibles El reino de Celama o La fuente de la edad, por citar los que primero se me han venido al caletre de su maravillosa y prolífica obra.

be

belisario_sixto 21 agosto 2019

En mi opinión, debería incluirse “La gorda”, de Isabela Figueirido, Editorial Caminho, Lisboa 2016. Desconozco sinestá traducida al español.
Lo mismo opino de “Solenoide”, de Mircea Cartarescu. Esta publicado en España por Impedimenta, Madrid 2017.

la

laloja77 21 agosto 2019

"HHhH" de Laurent Binet (2009) "CUANDO FUIMOS HUÉRFANOS" de Kazuo Ishiguro (2000)

mo

montelair 21 agosto 2019

Yo hubiera añadido la trilogía en Getxo de Ramiro Pinilla

ar

ariba 21 agosto 2019

Y 1Q86?? El mejor Murakami

pl

placentino 20 agosto 2019

¿Y Landero?