Las mejores novelas negras de 2017

Libros recomendados por Toni Hill

El escritor Toni Hill, autor de la trilogía de Héctor Salgado (El verano de los juguetes muertos, Los buenos suicidas y Los amantes de Hiroshima), elige en este listado las que, a su parecer, son las mejores novelas negras de este 2017. Un año en el que ha habido títulos de grandes autores del género, y alguna sorpresa, también en castellano. Son los siguientes:- Ese mundo desaparecido, de Dennis Lehane: “El cierre de una trilogía apasionante sobre la mafia escrita, posiblemente, por el mejor autor vivo del género. Sólo la escena con el médico ya merece todos los honores”.- Mi nombre era Eileen, de Ottesa Mosfegh : “Una primera novela oscuramente divertida. No te olvidarás fácilmente de Eileen, palabra de lector. Y me ha llegado por ahí que los cuentos de Mosfegh, inéditos aún aquí, son todavía mejores”.- Canción dulce, de Leila Slimani:  “Desasosegante, perturbadora, Slimani cuestiona los valores de la clase media sometiéndola a la peor tortura. El final, aunque esperado y sabido desde el inicio, te hiela la sangre”.- Te veré bajo el hielo, de Robert Bryndza: “Un thriller trepidante, muy bien armado, para leer y disfrutar sin más complejos”.- La mala hierba, de Agustín Martínez: “Una historia muy sólida, ambientada en un paisaje abrasador y desolado, que plantea uno de los temas más terribles: ¿hasta qué punto conoces de verdad a tus hijos?”- Las lágrimas de Claire Jones, de Berna González Harbour: “El regreso de la comisaria Ruiz, uno de los personajes más humanos del negro español. Aquí en uno de sus peores momentos profesionales y, para mí, en su mejor momento literario”.- Carter, de Ted Lewis: “¿Os acordáis de Michael Caine, en la película? Pues la novela es mejor, un clásico del Noir británico con venganza, misterio y ese feísmo proletario de suburbio inglés al que uno acaba cogiendo cariño. Eso sí, ¡¡olvidad la primera frase!!”- Taxi, de Carlos Zanón: “Taxi es Sandino, y es noche, y es violencia, y es duda, y es, en definitiva, el viaje constante y apasionado de alguien que nunca será capaz de asumir sus límites ni su destino. Una gran novela, más nocturna que negra”.- El oscuro camino hacia la misericordia, de Wiley Cash: “Tengo una debilidad por el sur de Estados Unidos, por los perdedores de nacimiento y por personajes infantiles como Easter y su hermana Ruby. Una road novel menos dura de lo que parece al principio. Sí, en el noir también hay espacio para los sentimientos”.- Años de sequía, de Jane Harper: “Clásico de planteamiento, pero escrito con sagacidad y buen conocimiento de la psicología humana. Merecida ganadora del premio de la Crime Writers Association. Un novelón noir que te atrapa y no te suelta”.“Y una postdata, si se puede: la reedición de Mi prima Rachel, de Daphne du Maurier: Me declaro fan de Daphne du Maurier, inspiradora del suspense psicológico y autora de varias obras que consiguen ese difícil equilibrio entre calidad y capacidad de llegar a todos los públicos. Hitchcock hizo maravillas con su Rebeca, es verdad, pero esta novela es espléndida por méritos propios”.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales