Las novelas negras y thrillers que nos mantendrán en vilo este otoño

El suspense y la intriga no entienden de climatología, pero sí es cierto que hay algo en la novela negra y el thriller que nos lleva a la oscuridad y el frío. Ahora que las temperaturas comienzan a bajar y los días se hacen más cortos, el ambiente nos invita más al recogimiento en casa con un buen libro. Y, por supuesto, si optamos por novelas que nos puedan proporcionar una dosis de emoción y tramas adictivas, el paso de estación es más placentero. Por esa razón, hemos seleccionado las novelas negras y thrillers que nos acompañarán en estas próximas semanas.

Convertido ya en un personaje clásico de las tramas de investigación, Juan Urbano y su creador, Benjamín Prado, regresan a las librerías con Todo lo carga el diablo, una novela que parte de la desaparición de tres deportistas españolas que participaron en los Juegos Olímpicos de invierno de1936 en la Alemania nazi. Una periodista es la protagonista de La conspiración del coltán, obra con la que el veterano Jordi Sierra i Fabra parte del asesinato de una prostituta para ir desenmarañando una trama internacional repleta de oscuros intereses. Y si hay una saga que ha seducido a los lectores en los últimos tiempos, es la protagonizada por Antonia Scott y Jon Gutiérrez. Rey blanco es la culminación de la trilogía de Juan Gómez-Jurado, para la que todavía habrá que esperar hasta noviembre.

Aquellos que se engancharon a la novela negra nórdica a través de la saga Millenium tienen en La chica que vivió dos veces una oportunidad para reencontrarse con Lisbeth Salander, de la mano del escritor David Lagercrantz, quien ha retomado la saga creada por Stieg Larsson. Y dentro de este subgénero llegado del norte de Europa, un autor que siempre genera expectación con cada una de sus obras es Jo Nesbo, quien en Sol de sangre continúa su saga Sicarios de Oslo, inaugurada con Sangre en la nieve.

Para los lectores que busquen historias menos cruentas, también hay otras opciones. Cuatro jubilados son los protagonistas de El Club del crimen de los jueves, novela que mezcla investigación y humor a través de ese grupo de octogenarios que se entretiene fabulando con crímenes sin resolver que aparecen en la prensa, hasta que en su camino se cruza un caso real. Mezclar historia e intriga es otra manera de enganchar a los lectores, como demuestra Materia oscura, novela que nos transporta al Londres de finales del siglo XVII, en el que el mismísimo Isaac Newton y un ayudante siguen la pista a unos falsificadores hasta que se topan con un asesinato. De igual manera, en El mercader de la muerte Gervasio Posadas retoma a su periodista José Ortega, que en esta ocasión llega al Montecarlo de entreguerras para descubrir los secretos que oculta un enigmático millonario.

Después de sorprender a lectores de medio mundo con La sustancia del mal, el italiano Luca D’Andrea regresa a las librerías con La muerte de Erika Knapp, en la que enfrenta a su protagonista, un anodino escritor de novelas románticas, con una terrible historia de su pasado. Y aquellos que disfrutaron de la trilogía de la frontera de Don Winslow tienen en Rotos un título de lectura obligada: seis relatos del escritor estadounidense en el que se citan sus temas clásicos, desde el crimen y la corrupción hasta la venganza.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales