Libros de 2020 que no debemos olvidar, por Ignacio Martínez de Pisón

Fin de temporada, la novela con la que Ignacio Martínez de Pisón se reencuentra con los lectores, nació de una mezcla entre una historia real y la curiosidad del autor. “Un amigo me contó un día una historia sobre una pareja de jovencitos en los 70”, nos explicó recientemente en el Parque del Retiro. “La chica se había quedado embarazada y les dieron una dirección para abortar en Portugal. Cogieron el coche y a mitad de camino tuvieron un accidente. El chico murió y ella salió ilesa, y decidió tener a ese hijo”.

Por suerte para los lectores, el amigo de Martínez de Pisón no pudo seguir con el relato: les había perdido la pista a esa madre y a ese hijo. “Esta es una historia que pone en marcha mi imaginación, a partir de ahí puedo imaginar las vidas de esas dos personas, con ese hecho traumático que origina todo lo que va a venir después”, comenta el autor, Premio Nacional de Narrativa en 2015 por La buena reputación. “Estamos hablando de una Extremadura de finales de los 70, cuando la Constitución todavía no estaba aprobada. Estamos hablando de una mujer que ha querido abortar y luego se convierte en madre soltera, dos estigmas que le caen encima. Empecé a imaginar la huída, la vida de estas dos personas como una fuga constante desde el pasado, un intento de borrar todos los rastros”.

Con Fin de temporada, Martínez de Pisón regresa a un territorio habitual en su narrativa: el de la familia y la huida del pasado. “Es uno de los temas universales de la literatura, cualquiera en cualquier lugar y en cualquier época se siente identificado con historias de otras familias”, asegura. “Ya en mi primera novela hablaba de conflictos familiares, en el año 84, pero en novelas posteriores he vuelto a ese tema. La novela a la que más se parece Fin de temporada es Carreteras secundarias, que tenía a un padre y un hijo que huían un poco del pasado, huyendo de un error que había cometido el padre, y en la que también se notaba mucho una ausencia, la de la madre. En este caso es diferente porque es una madre y un hijo, un hijo que no iba a nacer, y ese hijo no sabe que están huyendo, que hubo un pasado que le pertenecía de alguna manera, porque siempre ha tenido esa vida errabunda. Pero esta es una historia muy peculiar, porque existe esta especia de pecado original que va a marcar la peripecia de estas dos personas”.

Efectivamente, la relación entre esa madre, Rosa, e Iván, el hijo, está en el centro de esta historia de amores asfixiantes y negación del pasado. “El amor es un sentimiento bueno, pero demasiado amor puede llegar a ser un sentimiento tóxico”, asume. “El amor que siente Rosa hacia su hijo es infinito, un amor de madre exacerbado. Es el amor de una madre que solo tiene a ese hijo, que ha entregado su vida a ese hijo. Rosa a Iván le está negando información sobre su pasado, también una relación normal con la familia paterna, le está negando una parte muy importante de sí mismo. Y no solo eso, sino que cuando el chico cumple 20 años, la madre se da cuenta de lo mucho que se parece a su novio muerto, hay una sugerencia incestuosa. Casi lo ve como el novio que perdió en el accidente. Es un sentimiento complejo e intenso”.

Fin de temporada, además, es la novela de Martínez de Pisón que se acerca más a nuestro tiempo, llegando a la década de los 90. “Hasta que algo no termina de pasar no eres capaz de interpretarlo en profundidad. Por eso para mí siempre ha sido más fácil trabajar sobre épocas un poco más antiguas”, asegura. “Jamás había llegado tan cerca cronológicamente, pero en este caso tenía que ser así, porque el acontecimiento que desencadena en la acción sucede en los 70, y por cómo cambia la sanción social, la percepción de que una mujer use soberanamente su cuerpo, o que decida ser madre soltera. En esos 20 años han cambiado las cosas. Esta historia no podría haber ocurrido otras épocas”.

Estantería

La opinión de los usuarios

2 Opiniones

ch

christian_bsas 11 septiembre 2020

@escajolia nunca se sabe, igual te sorprenden!

es

escajolia 08 septiembre 2020

Yo añadiría el mío, pero como sé que no lo van a publicar, no digo el título.

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales