Libros de menos de 145 páginas que no puedes dejar de leer

No hay excusa para no leer. Queremos proponeros doce títulos para que el tamaño de un buen libro no sea lo que te eche para atrás y también porque sabemos que lo bueno se esconde en los detalles y en las pequeñas cosas.

Algunos de los títulos que hemos seleccionado guardan una intimidad y un carácter de confesión en ocasiones tierno como Te me moriste del portugués José Luis Peixoto, un homenaje al padre fallecido de una delicadeza difícil de igualar. Otros en cambio ajustan las cuentas pendientes, como hace Eduardo Halfon en Saturno, nouvelle que recoge las obsesiones del autor, entre la autobiografía, el humor y la amargura. Para Rafael Chirbes la literatura se bate en el terreno de lo cotidiano. En La buena letra, su protagonista Ana le detalla a su hijo las pequeñas miserias que han conformado las relaciones familiares.

Una ficción intimista que es constante también en la obra de la italiana Natalia Ginzburg. Y esto fue lo que pasó narra con sencillez la historia de un amor desgarrado, de una mujer que durante años ha soportado la indiferencia y la infidelidad de su marido. Otras novelas por descubir se esconden en menos de 145 páginas, en ellas también cabe el amor, pertubador en tiempos de la Revolución Rusa como narra Jacob Wassermann en Golowin, o ya en la senectud, como la concisa Nosotros en la noche de Kent Haruf. Si te asustaste al ver el tamaño de 2666, Nocturno de Chile es un buen comienzo para adentrarse en el universo de Roberto Bolaño.

El ensayo también puede ser más efectivo en dosis pequeñas. Ismael Grasa ha escrito en la Hazaña secreta un pequeño manual de las buenas costumbres, de aquellos actos o hábitos que nos hacen más cívicos y humanos. Un libro maravilloso, como lo es el de Peter Handke, Ensayo sobre un lugar silencioso, que transita por aquellos lugares de paz y calma. Uno de ellos bien puede ser el baño, lugar propicio para encadenar lecturas como apunta Henry Miller en su divertido Leer en el retrete.

No queremos dejar dos joyas que caben en el bolsillo y que seguro vais a disfrutar; Autorretrato con radiador de Christian Bobin, un librito en forma de diario que esboza con sencillez asuntos en apariencia nimios, como la nieve en los tejados o la luz que entra por las ventanas y reflexiones sobre la vida y la muerte o la literatura. Para acercarse a la obra de Albert Camus, su discurso a la entrega del Nobel es un punto de partida idóneo, junto con los cinco relatos que componen El revés y el derecho, el Discurso de Suecia está editado en menos de 145 páginas. No hay excusa.

La opinión de los usuarios

1 Opinión

23 septiembre 2019

El sesgo de género en la selección la invalida como lista rigurosa, por lo que carece de interés.