Libros fascinantes para comprobar hasta dónde puede llegar el ser humano

El ser humano siempre ha sentido el impulso de llegar a los lugares más recónditos del planeta, pisar por primera vez las cimas más altas, los rincones nunca explorados y llegar a las profundidades marinas. Ese espíritu aventurero y ansía de superación ha dado a lo largo de la historia grandes historias que han quedado reflejadas en la literatura, muchas veces como una crónica reconstruida a través de la investigación o contadas en primera persona por sus protagonistas. Hoy en Librotea recopilamos unos cuantos títulos que nos llevan a algunas de las experiencias más emocionantes y extremas que podemos vivir en nuestro planeta.

Las grandes cumbres de la Tierra siempre han ejercido una fascinación especial para los aventureros de la Historia, dando pie a grandes relatos en los que el sufrimiento se cita con el ímpetu de alcanzar cimas casi imposibles. En Mal de altura Jon Krakauer relata una expedición al Everest especialmente trágica, en la que varios de sus miembros fallecieron. Un relato estremecedor y apasionante. Otra de esas cumbres, el K2, es la que protagoniza Enterrados en el cielo, la crónica de Peter Zuckerman de uno de los rescates más famosos de la historia del alpinismo.

La Antártida es otro de esos mitos que han atraído a lo largo del tiempo a exploradores, aventureros y científicos, un reino helado que muchos han querido conquistar a pesar de tener que enfrentarse a algunas de las condiciones más extremas del planeta. En Atrapados en el hielo, Caroline Alexander recrea una de las expediciones más famosas a este rincón del planeta, la comandada por Ernest Shackleton en 1914. Unas décadas antes, un barco zarpó de San Francisco con destino al Polo Norte, una travesía que acabó en desgracia y que obligó a sus tripulantes a realizar un periplo estremecedor en lo más profundo de Siberia. Hampton Sides recrea esta aventura en En el reino del hielo.

Existe también una noble estirpe de escritores aventureros, que quisieron no solo conocer el mundo sino dejarlo reflejado en su obra. Uno de los más famosos es quizás Bruce Chawtin, en títulos como En la Patagonia, que es a la vez un libro de aventuras, de memorias familiares y de descubrimiento de la humanidad que albergan cada una de las personas con las que se topó en su viaje a este rincón del mundo. Paul Theroux también pertenece a esta tradición, como demuestra en libros como El tao del viajero, celebración de medio siglo de peripecias por todo el planeta, a la vez que hoenaje a los autores que le marcaron en esos periplos. Y en España tenemos que recordar al añorado Javier Reverte, que unía viaje y pasión por la cultura en sus obras, y de quien recuperamos En mares salvajes, crónica de un viaje al Ártico con la sombra del cambio climático.

Hay otro tipo de aventureros que nos buscan un lugar nunca antes explorados, sino las condiciones que crean la ola perfecta. En Años salvajes, William Finnegan rememora varias décadas de viajes a lo largo del mundo con una tabla de surf a cuestas, una búsqueda que se convierte en un modo de vida. Para terminar, Lawrence Osborne nos embarca en El turista desnudo en un itinerario por lugares diversos, algunos que han sufrido la acción del ser humano y otros que permanecen casi vírgenes al paso del tiempo.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales