Libros para leer junto al mar

Javier Aznar selecciona para Librotea un puñado de libros para disfrutar con la brisa

Javier Aznar se dio a conocer bajo el seudónimo de El Guardián, nombre con el que firmaba un blog ya desaparecido, Manual de un buen vividor, en el que hablaba de canciones, de restaurantes, de noches… Aquel fue el germen de ¿Dónde vamos a bailar esta noche?, su primer libro. Una selección de piezas narrativas en las que Aznar reflexiona sobre la belleza de lo efímero. Ahora Javier Aznar selecciona para Librotea un puñado de libros para leer junto al mar.En el comienzo de Noches azules, de Joan Didion, Aznar encuentra una definición perfecta de lo que significa el verano. Ese periodo de estío en el que el cuerpo también le pide zambullirse en los cuentos de John Cheever, confiesa el escritor que su relato favorito es Adiós, hermano mío. Otra lectura que se cuela en esta estantería es La vida en cinco minutos, de Virginia Galvín, al que Javier Aznar compara con el efecto de un buen cóctel: “divertido, fresco, de trago corto y directo al cerebro”. La novela Los divinos, de Laura Restrepo, es otra apuesta segura para leer junto al mar, como lo es El mar, de John Banville. El premio Princesa de Asturias 2014 se esconde tras el seudónimo de Benjamin Black cuando escribe novela negra. Aznar incluye en su lista El lémur, un título que asegura es perfecto para leer en la playa o en la tumbona. Él leyó La uruguaya, de Pedro Mairal, durante un viaje por México, pero recomienda su lectura en cualquier parte. Actos obscenos en lugar privado, de Marco Missiroli, es otro de los títulos incluido en esta selección en la que también está Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace. Un libro en el que el genial escritor estadounidense cuenta su experiencia a bordo de un crucero de lujo por el Caribe, ¿alguien ha vivido una experiencia similar?

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales