Libros que demuestran el poder de la imaginación, por Edu Soto

Este mes de diciembre, Edu Soto debería estar representando el clásico de Roald Dahl, Charlie y la fábrica de chocolate, en versión musical. “El coronaviurus frenó el proyecto en marzo, la productora no se quería arriesgar con un proyecto tan grande”, explica el actor catalán. En su lugar, decidió aprovechar el momento para recuperar una antigua idea. “Yo tenía el germen de una obra y, sobre esa misma idea, reescribí la historia y se me ocurrió que, como estábamos en pleno confinamiento, podíamos hablar del tema y reírnos un poco. Llevamos mucho tiempo con esta presión y apetece un poco reírse”.

El resultado es Post!, una comedia musical que Soto está representando en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid hasta el 17 de enero. En ella, un grupo de personajes pintorescos habitan un teatro en pleno confinamiento mientras se preparan para el reencuentro con el público. “En esta obra hay cosas que han ido basculando en mi vida”, resalta Soto. “El amor en general, hacia los amigos y hacia el teatro. Es un canto también a las oportunidades locales. Siempre estamos haciendo cosas que nos llegan de fuera y siempre he tenido esa inquietud de hacer propuestas que nazcan de la cabeza de uno mismo. Tanto el público como los que estamos encima del escenario celebramos el hecho de poder volver a estar allí. Es doblemente emocionante ver un teatro animado, dentro de que todos los teatros tienen restricciones, y que todos van con mascarilla y parecía que podía ser una barrera para la comunicación. Pero, a pesar de todo ello, hay tantas ganas de disfrutar que vence todos los obstáculos. Estamos muy sorprendidos de tener un público tan generoso y animado”.

En Post!, Soto también comparte escenario con su padre, Miguel, a quien ya había incluido en una de sus obras anteriores. “La vez anterior que trabajamos juntos fueron muy poquitas funciones y nos quedamos todos un poco con las ganas”, recuerda. “Para mí, trabajar con mi padre es una mezcla de varias cosas. Primero, me apetece mucho estar con mi padre en la misma ciudad. Disfrutas de momentos preciosos que te da la vida que, cuando esta lejos, no puedes tener tanto. También es una oportunidad que se le da a una persona de una generación que tuvo muy pocas oportunidades en su momento. Hay muchísimos artistas encubiertos en fábricas y en polígonos industriales, que ya deben estar jubilados y que jamás tuvieron la oportunidad de decir tengo un talento artístico y lo voy a desarrollar. A mi padre ni se le pasó por la cabeza, para ellos no era una opción”.

Además de ser conocido por sus papeles cómicos, como el que le lanzó a la fama en compañía de Andreu Buenafuente, Soto tiene otras pasiones. “Escribo poemas desde que tengo seis años aproximadamente”, confiesa. “Para mí es como un ritual, y siempre he he leído más poesía que otra cosa”. Estos son algunos de sus libros favoritos.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales