Libros que han marcado mi camino

Libros recomendados por Toni Garrido

El periodista Toni Garrido presenta desde esta temporada la segunda franja del programa Hoy por Hoy, de la cadena SER.  Tiempo de lecturas, series de televisión, de cultura pop, pero también de actualidad. Estos son, precisamente, los libros que han marcado su camino. Una elección que, afirma, “ha sido difícil”. – El club de la lucha, de Chuck Palahniuk: “Las novelas de Palahniuk huelen a sudor, son como decía «El Perich» supositorios con sabor a menta”.- Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace: “Hasta este ensayo no fui plenamente consciente de las posibilidades de la información inútil. El suicidio de Foster Wallace puso fin a la época dorada del ensayo. NO me interesan las novelas de Foster Wallace”.- No me apuntes con eso, de Kyril Bonfiglioli: “Bonfliglioli murió joven dejando un personaje universal como Mordecai por engrandecer. Johnny Deep pensó equivocadamente eso mismo y la peli que produjo y protagonizó con el personaje se estrelló”.- Durruti en la revolución española, de Abel Paz: “Buenaventura es propio de un país como el nuestro. Sólo en España sabemos cómo ignorar a los grandes mitos”. – El mundo y sus demonios, de Carl Sagan: “Hasta que llegué a Sagan no sabía cómo articular mi pensamiento crítico. Eso si, nunca lo prestes, yo lo hice y no nunca me lo han devuelto”.- Su último saludo desde el escenario, de Arthur Conan Doyle: “Conan Doyle es mi mayor influencia literaria, el único autor del que he leído hasta las comas. Este es, a mi juicio, el mejor de los relatos que publicó en The Strand. La resurrección de Holmes es de traca”.- El regreso del caballero oscuro, de Frank Miller: “Miller me hizo mejor persona. El tormento como motor no formaba parte de mi espectro emocional hasta entonces. Miller es Dios”.- El hombre del castillo, de Phillip K. Dick.: “Durante un tiempo sólo leí ciencia ficción, pero de todo se sale”.- Lemmy, la autobiografía, de Ian Kilmister y Janiss Garza: “La vida ya no produce tipos como Lemmy. En la punta de sus dedos se dibujaba el mapa de la grandeza y decadencia de final de siglo XX. Conoces ese olor de la lejía con la que friegan el suelo de los bares? Pues es recomendable utilizarla para humedecer los dedos y pasar las páginas de este libro”.- Ojos de agua, de Domingo Villar: “Por primera vez alguien a quien aprecio hizo algo destacable: Un libro. No sería justo que hablara de los libros que me han marcado y no incluyera el de un amigo esperando a que me invite a comer”.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales