Libros que no puedes parar de leer

Libros recomendados por Elísabet Benavent

La escritora Elisabet Benavent recomienda una serie de libros de temática bastante ecléctica. Historias para todos los gustos, con un toque romántico, pero también irreverente. En definitiva, libros que te engullen y no puedes dejar de leer hasta que se terminan.Para comenzar, el gran clásico de Michael Ende, La historia interminable. Elisabet Benavent cuenta que lo leyó en el verano en el que cumplió trece años “y volví a leerlo a los veinte. Es uno de esos libros que marca de una manera difícil de explicar”. El ruso Nabokov y Risa en la oscuridad también se encuentran entre sus libros favoritos. “Mi hermana me recomendó este libro y cuando lo terminé no pude leer otra cosa durante días. Es corto pero intenso y muy cinematográfico”, afirma la escritora. Otra de las recomendaciones de su hermana fue Del amor y otros demonios, de García Márquez, un libro “del que de vez en cuando aún me acuerdo de su historia. Es imposible olvidarla”, reconoce. Y como gran clásico, recurre a los cuentos de Allan Poe: “Tengo un rinconcito oscuro que disfruta con los cuentos de terror. De entre todos, me quedo con los de Edgar Allan Poe, aunque también me encanta H.P. Lovecraft”, revela.Entre los contemporáneos, Benavent señala Canciones de amor a quemarropa, de Nickolas Butler, porque “si hay un libro que me haya marcado en los últimos años, ha sido este. Es nostálgico y dibuja de una manera increíble a unos personajes que terminan por ser reales”. Como sucede con La buena letra, de Chirbes, un regalo de su editoria “que me leí de una sentada. Chirbes es, sencillamente, un mago de las palabras”. O Big fish, de Daniel Wallace, de quien luego haría la película Tim Burton: “Creo que empecé a llorar al principio del libro y no paré hasta que lo terminé. Es tierno y deja las emociones a flor de piel”. También fue un no parar de leer la Trilogía del Batzan, de Dolores Redondo. “Los devoré. Convirtieron lo que iba a ser una Semana Santa aburrida en un no parar de leer, con el alma en vilo”. Así es como la vida nos cambia.Los recuerdos más adolescentes de Elisabet Benavent llegan con La casa de los espíritus, de Isabel Allende, del que cuenta que su madre se lo escondió en un altillo “ porque consideraba que aún era muy joven. Tendría unos catorce años. Cuando lo terminé, decidí que quería escribir”.Y finalmente, Benavent recomienda dos historias románticas, y también divertidas: El cuaderno de Paula, de Sara Ballarín, porque, “además ser el primer libro que se publicó bajo el sello “Betacoqueta” en Suma de letras, no solo tengo un vínculo especial con él por una cuestión emocional. Me encantó. Me lo pasé genial leyéndolo y me atrapó desde la primera página”; y Beautiful bastard, de Christina Lauren: “Lo compré un viernes, al salir de la oficina, con la intención de leerlo durante el fin de semana… el sábado por la mañana ya lo había terminado. Me reí muchísimo entre sus páginas”.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales