10 libros para viajar a lugares maravillosos sin salir de casa

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Nada, absolutamente, puede sustituir a la sensación de viajar. Estar en un lugar lejano, paladear con la mirada su paisaje, percibir sus olores, notar su clima en la piel e interactuar con sus habitantes es uno de los grandes placeres de la vida que, al menos de momento, no podemos disfrutar. Pero, si no existe un sustituto perfecto para esa experiencia, la literatura es el arte que nos hace vivir las sensaciones más cercanas a visitar lugares remotos. Hasta que podamos volver a salir de casa con un billete en la mano y una maleta en la otra, hemos seleccionado una decena de obras que nos harán estar, al menos mentalmente, en lugares que no están contenidos entre las paredes de nuestro hogar.

Una pareja neoyorquina viaja al Sahara en un periplo que debería servir para resolver sus problemas de pareja, pero que acaba siendo una experiencia llena de peligros y, también, de lugares subyugantes y misteriosos es el hilo de El cielo protector, de Paul Bowles, un clásico del pasado siglo. En su trilogía de El Cairo, que comienza con Entre dos palacios, Naguib Mahfuz nos lleva a la capital egipcia de 1917 para, a través de la historia de una familia de clase media, sumergirnos en la vida de la ciudad, sus tradiciones, costumbres y las tensiones políticas y sociales del momento. A unas décadas antes, y a un lugar mucho más lejano, nos embarca El afinador de pianos, la narración de un peculiar viaje a la Birmania ocupada por el Imperio británico de finales del siglo XIX que narra de manera vívida la vida y los paisajes de un país por entonces casi desconocido para los ciudadanos occidentales.

Hay autores que han hecho de algunos lugares un paisaje literario propio, dando a conocer esos parajes en los que transcurren sus obras a miles de lectores en todo el mundo. El Corfu de Gerald Durrell es uno de ellos, descrito con todo tipo de detalles sobre su fauna y flora en una trilogía de obras que culmina El jardín de los dioses. De igual forma, para muchos la Patagonia ha quedado en la memoria a través del libro de Bruce Chawtin en el que narra un viaje de seis meses por sus paisajes subyugantes.

Hay algunas ciudades que son especialmente literarias, hasta el punto que los libros que se han escrito sobre ellas han ayudado a formar su mitología. París es sin duda una de ellas, reflejada en numerosas ocasiones y obras. Esta vez, nos quedamos en la década de los 60 y sus reuniones de poetas y artistas con Patrick Modiano y su En el café de la juventud perdida. La Habana es otra de ellas, cuyos rincones casi podemos visualizar y sentir gracias a libros como Inventario secreto de La Habana, de Abilio Estévez, entre muchos otros.

La literatura, además de para trasladarnos a lugares remotos, también sirve para hacernos comprender cómo viven sus habitantes. El Kioto que nos presenta Yasunari Kawabata es a la vez la ciudad milenaria que todos tenemos en mente y el retrato de una sociedad cambiante, que pasa de las tradiciones a un nuevo orden, tanto político como social. De la misma forma, en Las muchachas de Sanfrediano nos asomamos a la vida de un grupo de amigas jóvenes en la Florencia de mitad del siglo XX.

Por último, aquellos que echen de menos los viajes más extremos y el contacto total con la naturaleza siempre pueden recurrir a Salvaje, el relato del periplo real de Cheryl Strayed, que recorrió a pie 1800 kilómetros de la cordillera del Pacífico de los Estados Unidos en una aventura iniciática que la transformó para siempre.

La opinión de los usuarios

1 Opinión

er

erickelrojo 24 marzo 2020

El libro de Bruce Chatwin, "En la Patagonia" casi siempre aparece en estas listas de libros de viajes, más por costumbre que por lo que vale. bastante mejores son "El afinador de pianos"·, sobre Birmania y "Salvaje" un recorrido a pie por las montañas de California y Oregon junto al Pacífico. Muy similar a este por su trama pero más variado en aventuras y personajes y más entretenido es: "De Ejecutivo a Trotamundos". Amores y tragedias de París al Himalaya. Digno de esta lista.