Libros que son pura dinamita, recomendados por Sara Mesa

La protagonista de Un amor, la última novela de Sara Mesa, llega a La Escapa, un pequeño pueblo del interior de España, sin un rumbo fijo. “Nat es un personaje que, según ciertas miradas, podría calificarse negativamente por su tendencia a ‘ir dando tumbos’ o por su impulsividad al tomar decisiones”, explica la autora sevillana, antes de aclara que “este ir dando tumbos es parte del camino. Para llegar a un lugar hay que perderse previamente por los márgenes. Igual que para ver y comprender algo, hay que echarse un lado”.

Oscura y visceral, en esta novela Sara Mesa nos plantea el devenir de un personaje que busca algo sin apenas saber qué es. En ese camino, se topa con un entorno rural en el que la diferencia es resaltada y señalada con el dedo. ¿Un poco a imagen y semejanza de la sociedad global, en la que todos los ojos miran y opinan. “Supongo que en parte sí, aunque no me planteo este tipo de abstracciones cuando escribo”, responde Mesa. “También es importante tener en cuenta todo lo que no se sabe, lo que no se ve. Es una tensión entre ambas cosas: lo que se escruta y sanciona y lo que ocurre de manera subterránea ante el silencio y la ceguera social”.

Un casero agresivo y entrometido, unos vecinos que guardan las apariencias, una amistad intermitente y un perro que no se deja adiestrar son algunos de los elementos que aparecen en el camino de una Nat que experimenta un cambio de rumbo que hace que casi no se reconozca a í mismo, ni a sus actos. “En la novela aparecen, creo, dos dimensiones del deseo: la puramente animal, física, esa fuerza arrebatadora ante la que la protagonista no puede luchar, y otra mucho más confusa, social, apegada a las convenciones y expectativas”, resume Mesa. “Juntas son una bomba. Nat se deja arrastrar por un remolino de emociones que no entiende, que le sobrepasan”.

Un amor es, por tanto, una historia de autoconocimiento, si bien para lograrlo primero es imprescindible perderse por completo. “Nat no es la misma al principio que al final. No es tanto lo que le ocurre sino cómo otorga significado a lo que ocurre. Cómo, gracias a eso, es capaz incluso de leer hechos del pasado. Los personajes que van a la deriva, inseguros, contradictorios, pueden llegar a este tipo de revelaciones o epifanías. Quien ya lo sabe todo, no descubre nada”.

Estantería

La opinión de los usuarios

5 Opiniones

cm

cmpcanales 23 septiembre 2020

A Carlony, con todo respeto:
Tengo una buen opinión de Sara Mesa. No es, desde luego, el Marsé de El embrujo de Shanghai, ni el Vila Matas de El mal de Montano ni el Pombo de La cuadratura del Círculo. pero sí me me parece el escritor más interesante de este país en los últimos quince años. El primer capítulo de Cicatriz tiene las mejores páginas eróticas que he leído en mucho tiempo. Pero, dicho esto, hay un contubernio más feminoide que feminista, que me tiene hasta el moño.

cm

cmpcanales 23 septiembre 2020

Tengo una buen opinión de Sara Mesa. No es, desde luego, el Marsé de El embrujo de Shangay, ni el Vila Matas de El mal de Montano ni el Pombo de La cuadratura del Círculo. pero sí me me parece el escritor más interesante de este país en los últimos quince años. El primer capítulo de Cicatriz me parecen las mejores páginas eróticas que he leído en mucho tiempo. Pero, dicho esto, hay un contubernio más feminoide que feminista que me tiene hasta el moño.

ca

carlony 22 septiembre 2020

Sara Mesa no es de las personas que utilizan la fórmula “Do ut des”. La conozco bien. Trabajé tres años con ella, codo con codo. 

ca

carlony 22 septiembre 2020

Estoy seguro que Dar

cm

cmpcanales 22 septiembre 2020

La cita de Cristina Morales puede ser justa, pero me llega un aroma de autoprotección que no me esperaba el alguien duro como Sara Mesa. Estamos ante ese juego tan arraigado entre los artistas españoles de "Yo te elogio a ti si tú me elogias a mí". No lo duden: La próxima selección de Cristina Morales incluirá un libro de Sara Mesa.

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales