Libros que te llegan al alma, por Vicenta N’Dongo

La vida vista cuando se atisba la frontera de los 50 años es el punto de partida de Bonus track, la obra creada y dirigida por Carol López estrenada recientemente en el Teatre Lliure. Una de esas baby boomers que se enfrenta a ese momento de la vida es Vicenta N’Dongo, en el regreso de la actriz al teatro. “Hacía mucho tiempo que no pisaba las tablas, a causa de mi maternidad, por un lado, y por el otro porque el mundo decidió pararse por completo”, explica a Librotea. “El primer confinamiento nos dejó a las puertas de los primeros ensayos. El segundo nos ha cogido, de nuevo, por sorpresa, y nos hemos quedado a medio camino. Estrenamos y al cabo de dos semanas, cerraron los Teatros. Pero aun así, hemos tenido la suerte de poder estrenar y experimentar, estas dos semanas pasadas, ese reencuentro con el teatro y con el público, y lo he vivido con mucha intensidad”.

A la espera de nuevas fechas, N’Dongo describe Bonus track como una obra que bascula entre el drama del día a día y la comedia. “La risa es el contrapunto de la tragedia. El humor es el salvoconducto para sobrevivir en estos tiempos que corren. Bastante tenemos ya, como para subrayar la magnitud de la tragedia que estamos viviendo”. Ese momento actual afecta, entre otras cosas, a su trabajo. “Nuestra profesión pende de un hilo, ahora más que nunca. También es verdad que todo lo relacionado con la cultura, diría que no ha encontrado el lugar que le corresponde, pero esa es otra conversación”. Pese a ello, nos adelanta que tiene “dos proyectos de Teatro, y una película, Documenta, que hicimos con Matías Bize, en el tiempo del primer confinamiento. Creo que está en vías de postproducción, para sacarla en breve”.

N’Dongo le debe en gran parte su pasión por la lectura a su abuela. “Era una lectora compulsiva, pertenecían a Círculo de lectores. Me recomendaba libros, y uno que me gustó mucho fue Viento del este, Viento del oeste, de la escritora norteamericana Pearl S. Buck. Años más tarde supe que fue una comprometida activista de los derechos civiles y de la mujer”. Antes de ser madre, N’Dongo recuerda que leía “un par de novelas al mes, y bastante teatro entre novela y novela”. Actualmente, seguir ese ritmo resulta complicado. “Me gusta mucho leer, pero reconozco que ahora, después de ser madre, me cuesta más encontrar el momento. Acabo el día agotada, y encontrar ese espacio de silencio me es muy difícil”. Estos son algunos de sus favoritos.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales