Libros (y canciones) para cambiar la cara de la cuarentena, por Stay Homas

La de Stay Homas es una de las historias más edificantes y vitalistas que hemos podido presenciar durante esta cuarentena. Tres músicos de la escena de Barcelona (Guillem, Klaus y Rai) que comparten piso y, ante la imposibilidad de realizar conciertos, comienzan a grabar canciones y compartirlas a través de las redes sociales. Para poder invitar a otros amigos a colaborar con ellos, recurren al método más básico posible: el teléfono móvil. Poco a poco, su círculo se amplía, y músicos de renombre se ofrecen para participar en lo que han llamado confination songs. Así, Manu Chao, Silvia Pérez Cruz, Pablo Alborán o Macaco se unen a unas canciones que invitan al optimismo.

Un mes después de registrar su primera canción cada uno de sus vídeos, grabados en la terraza de su piso compartido, acumula cientos de miles de reproducciones, y las sorpresas siguen llegando: a finales de abril, Michael Bublé elige una de sus composiciones, Gotta Be Patient, para interpretarla en un programa benéfico de la televisión canadiense. Un pequeño cuento de hadas en versión viral y en tiempos sombríos. “En ningún momento pensamos que las canciones que hemos hecho iban a tener tanta repercusión”, explica Guillem Bultó, trombonista reconvertido temporalmente a percusionista y que utiliza cubos de fregona o cajas de cartón para grabar las canciones de Stay Homas a falta de una batería. “Tampoco pensábamos que íbamos a hacer tantas canciones, porque al principio lo hicimos como un divertimento. A raíz de ver que estaban teniendo repercusión decidimos hacer más. Se podía haber quedado en un par de canciones y ya”, añade.

Gran parte de su inesperado éxito reside en la energía de unas canciones que abren una rendija al sol en esta época de incertidumbre. “La situación es la que es, y nosotros intentamos hablar de ella de la manera más humana posible”, cuenta Klaus Stroink, trompetista y cantante. “Puede haber mucha gente que se sienta identificada con nuestras canciones, y con ese toque humorístico que tienen. La acción más sanadora que puede provocar es la de evasión. Esa sonrisilla que te pueden sacar, y que te hace pensar en otras cosas en un momento en el que casi todas las noticias son tristes y trágicas”.

La otra manera de enganchar al público han sido esas colaboraciones improvisadas y a distancia. “Era la única manera que teníamos de hacer tocar con otros músicos sin estar en el mismo sitio, la mejor y la peor de las soluciones que teníamos”, explica Guillem. Comenzaron invitando a amigos suyos, pero pronto se sumaron más nombres. “Ha sido muy natural y muy orgánico, estamos sorprendidos de lo fácil y lo rápido que ha sido todo”, añade. A él le ha hecho especial ilusión la participación de Manu Chao. “Fue muy jevi porque es un referente que he tenido durante toda la vida, a los ocho años fui a un concierto suyo”, confiesa. Klaus destaca también la de Silvia Pérez Cruz: “Me encanta el tema y las ideas que ella aportó, quedó increíble”.

Con 28 de las confination songs ya en la red y un contrato para publicar un disco próximamente, Stay Homas continúan con su ritmo de una canción dada dos o tres días, un ritmo frenético para no poder salir de casa. Sin embargo, y como a todos los músicos, también les preocupa el futuro. “Sabemos que probablemente seamos de los últimos en retomar la actividad con normalidad, e intentaremos afrontarlo como podamos”, asume Guillem. “Hasta finales de año o el año que viene no podremos hacer conciertos, pero qué le vamos a hacer. Nosotros estaremos al pie del cañón hasta que podamos tocar en directo y, hasta entonces, intentaremos exprimir nuestra creatividad con lo que tengamos en nuestras manos para seguir haciendo música”. “Somos un colectivo que ha estado regalando un montón de música y un montón de trabajo, no solo nosotros, y seguramente no vamos a ver las ayudas económicas que van a ver otros sectores ni el apoyo institucional que siempre se ha echado en falta en situaciones de crisis en este país”, recuerda Klaus. “Por eso nuestra fe está en la gente, en que la gente se acuerde y lo valore y que, cuando se pueda hacer conciertos, vayan a verlos. Que consuman música en directo, que consuman teatro, cine… cultura en general. Nuestro optimismo reside en la fe que tenemos en la gente”.

Ante ese ritmo de grabaciones casera, los miembros de Stay Homas confiesan que no tienen mucho tiempo para otras artes, como la literatura. “Estoy leyendo poco en comparación con otros momentos, realmente estamos muy ocupados, y me da mucha rabia”, asegura Klaus. Él se confiesa fan de la novela negra, y de adolescente era asiduo de los libros de fantasía y ciencia ficción, algo que comparte con Rai Benet, guitarrista del trío. “Me gusta mucho leer, pero ahora no estoy encontrando el momento”, explica éste último. Aún así, nos dejaron unas cuantas recomendaciones de libros para acompañar a sus canciones e ir pasando poco a poco de fase.

Estantería

La opinión de los usuarios

1 Opinión

me

messinapark 20 mayo 2020

He aquí un grupo que firma un contrato discográfico aprovechando una pandemia que ha matado a miles de personas. Enhorabuena.

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales