Los debuts literarios más esperanzadores del año

Education concept with tree of knowledge planting on opening old big book

Uno de los grandes placeres para un lector es descubrir a un nuevo autor o autora, especialmente si se trata de alguien joven con un futuro brillante por delante. Durante este año en el que las alegrías han escaseado, una de los aspectos que nos han aportado un punto de esperanza son algunos debuts literarios que nos presentan a nuevos autores, personalidades y estilos distintos que nos han cautivado y que nos hacen desear leer sus futuras obras. Hoy repasamos esas primeras obras que nos han iluminado durante 2020.

El despertar a la vida adulta y el contraste entre la vida en la Irlanda rural y el cosmopolita Londres marca Agua salada, la novela con la que jessica Andrews ha destacado este año, llevada por un estilo poético basado en la memoria y la indagación de las raíces familiares. De los lazos que se establecen dentro de la familia y el desarraigo también nos habla Claudia Durastanti en La extranjera, basada en la experiencia de su autora como hija de padres italianos trasladado a Nueva York. Y dentro de la literatura nacional, Andrea Abreu ha sorprendido con Panza de burro, audaz obra en la que se presenta la infancia y el aprendizaje vital con un estilo ajeno a las normas académicas. Y la infancia, desde una perspectiva más dura, es el motor de Cuanto más profunda es el agua, más feo es el pez, que teje un tapiz de distintas perspectivas para lograr un resultado deslumbrante.

Una noche madrileña, la búsqueda de un amor perdido y un misterioso tema perdido de Jazz articulan el relato de Yas, una primera novela con la que Eduardo de los Santos demuestra una capacidad de recursos expresivos que nos hacen apuntar su nombre para seguirle en el futuro. En un registro diferente, Jorge Comensal reflexiona sobre la enfermedad y la comunicación en Las mutaciones, una inclasificable primera novela en la que humor y trascendencia se complementan.

El relato autobiográfico de Reina, la primera obra de Elizabeth Duval, nos ha seducido por su capacidad expresiva y reflexiva, al mismo tiempo que plantea una visión del mundo a la vez personal y de una generación. Nino en la noche, la novela de Simon y Capucine Johannin, está embriagada de romanticismo y el descubrimiento de la vida con el telón de fondo de la noche y las drogas.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales