Los libros con los que se inspira Marlango

La literatura es casi tan fundamental para el dúo como la música.

Las canciones de Marlango son un chute de nostalgia, un viaje del que no se sale indemne. El dúo vuelve a la carga con Technicolor, un disco compuesto por un puñado de temas que suenan como las películas en blanco y negro, un conjunto de canciones que parecen sacados de la banda sonora de una película de Tornatore. Marlango son Alejandro Pelayo y Leonor Watling, dos músicos para los que el cine, pero también la literatura son fundamentales. Las novelas, los relatos, la poesía, la forma de contar se nota en la forma cantar del grupo, que hoy recopila para Librotea algunos de sus libros favoritos. Un conjunto de títulos que ayudan a entender cómo se ve la vida en Technicolor.Dice Alejandro Pelayo que Moby Dick, el clásico de Melville, es la novela a la que siempre vuelve. Puede tener varios libros comenzados a la vez, pero la ballena blanca es fija en su mesita de noche. El músico es amigo y admirador de Ray Loriga, y asegura que cuando compone le gustaría conseguir un efecto similar al que logra Loriga con sus novelas. También se mira en el espejo de William Saroyan,  Pelayo cita La comedia humana como uno de esos libros que le sirven de ayuda cuando se sienta al piano. También son fuente de inspiración El mismo sitio, las mismas cosas, de Tim Gautreaux, y La conciencia de Zeno, de Italo Svevo.Leonor Watling es la otra mitad de Marlango. La artista confiesa aquí dos debilidades: Nueva York y la poesía. Watling disfruta con los cuentos de Dorothy Parker, con sus diálogos, su habilidad para mirar y dibujar personajes. Parker fue una gran cronista de la vida neoyorquina, otro gran retratista de la ciudad de los rascacielos es Paul Auster. Y entre los predilectos de la actriz y cantante también está el Cuaderno de Nueva York, donde la voz de José Hierro se alza por encima de los rascacielos. Leonor Watling también admira la poesía de Ángel González y la capacidad que tiene Haruki Murakami para construir universos fantásticos. Del autor japonés cita Kafka en la orilla, del poeta se queda con los versos de Palabra sobre Palabra.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales