Los libros que hay en 'Berta Isla'

Libros recomendados por Javier Marías

Uno siempre tiene más presentes unos libros que otros (también películas, o músicas) al escribir una novela.En el caso de Berta Isla, lo principal han sido unas cuantas obras relacionadas con individuos que desaparecen y a veces reaparecen, con soldados que vuelven de la guerra al  cabo de los años, con “muertos vivientes” o “vivos murientes”, por así decir. Estas han sido las principales:La mujer de Martin Guerre, de Janet Lewis.El coronel Chabert (ojo, en la traducción de Mercedes López Ballesteros; hay otras directamente horrendas; o en el francés original claro), de Honoré de Balzac. De ella hablé ya profusamente en Los enamoramientos.Estas dos obras las publiqué en mi pequeña editorial Reino de Redonda, así que el interés me viene desde hace ya tiempo.Twice-Told Tales, de Nathaniel Hawthorne, en concreto el relato archicélebre Wakefield, al que, sin mencionarlo por su título, se hace referencia en la novela.La Odisea, la primera de hombre que desaparece y reaparece medio irreconocible.Por último, un antiquísimo cuento mío, La canción de Lord Rendall, dentro de Mala índole, la primera vez que abordé ese asunto de los regresos esperados (y a veces desgraciados).También he tenido muy presente, y he citado en la novela:Enrique V, de Shakespeare, a propósito de la índole del espionaje y el engaño.El libro lo van recorriendo unos versos de T.S. Elliott pertenecientes a Little Gidding, uno de Los Cuatro Cuartetos. Esos versos los he traducido yo mismo en la novela. La única traducción al español que me parece aceptable, de Los Cuatro Cuartetos, es la del poeta mexicano José Emilio Pacheco. Las otras existentes no me parecen ni poéticamente acertadas.Confío en que todas estas referencias estén incorporadas a la novela hasta formar parte de ella. Si resultaran un “pegote” lo lamentaría mucho. No era mi intención en modo alguno.Y, claro está, he debido consultar algunos libros de documentación, sobre todo relativos al MI6, el Servicio Secreto para el Exterior Británico, aunque casi todo lo que sé de él lo sé por otros conductos.Finalmente, aparece una broma u homenaje sobre el magnífico personaje de Colin Dexter, el Inspector Morse, y sobre la excelente serie de TV que se hizo en los años noventa. Ahora que en España está tan de moda la novela policiaca y negra, no sé cómo no se han recuperado las obras de Dexter, que han copiado varios de los autores más celebrados, incluido algún sueco.Y me he permitido alterar, y presentar como suyas, un par de citas del Dickens de Historia de dos ciudades. Una osadía, pero bueno.PS: En Berta Isla recupero a dos personajes de mi larguísima Tu rostro mañana (2002-2007), así que de vez en cuando hube de consultarla para no incurrir en contradicciones. Eso aparte.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales