El juego del poder: los mejores libros de intriga política

En los últimos tiempos, la actualidad política nacional se asemeja cada vez más a un thriller en el que asistimos a una partida de estrategias, confidencias y tramas que transcurren a puertas cerradas, entre despachos y pasillos. Estas intrigas reales, que manejan nuestro futuro, se vuelven más fascinantes cuando las leemos en la ficción. La novela, siempre dispuesta a tomar el espejo de la realidad, ha hecho suya desde hace tiempo las interioridades del poder para tejer tramas apasionantes que nos atrapan y nos evaden… Por mucho que la realidad a veces supere a la ficción.

El juego del poder es casi tan antiguo como el arte de contar historias. Sin embargo, es en el siglo XX cuando más se desarrolla una narrativa que trata sobre los hilos que manejan la historia, tanto en el presente como en el pasado. El imperio romano, con sus traiciones y su decadencia, ha sido uno de los escenarios que ha dejado algunas obras para le historia. Entre ellas, Yo, Claudio, la crónica de los últimos años del emperador Claudio y de cómo un imperio se va desquebrajando entre conspiraciones y ambiciones de poder.

Otro imperio, el estadounidense, ha inspirado numerosas obras que tratan sobre la lucha de intereses que han ido creando a un país. En Lincoln, Gore Vidal traza el recorrido de uno de los padres fundadores de la nación, hasta su asesinato. En un nivel inferior, pero no por ello menos brillante, Todos los hombres del rey, de Robert Penn Warren, sigue una figura real (enmascarada en un personaje) para mostrarnos como un abogado llega a gobernador de un estado y llega a ser amado y odiado a partes iguales.

El mundo del thriller también se ha fijado en la política para desarrollar unas tramas que, a menudo, son tan cercanas a la realidad que asustan. Un clásico del género como John Le Carré lo hizo, por ejemplo, en El jardinero fiel, donde el protagonista busca a una mujer desaparecida en un camino en el que se cruzan los intereses políticos de los países poderosos en territorio africano. El colonialismo, y por tanto los poderes ejercidos por países de occidente en varias partes del mundo, también está presente en El americano impasible, la novela de Graham Greene en la que se muestran los efectos de la invasión europea en Indochina y se anticipa el conflicto entre EE UU y Vietnam. Y la guerra fría dio pie a innumerables relatos de ficción, entre los que destacamos El mensajero del miedo, una increíble historia sobre comunistas infiltrados en el corazón de una familia política estadounidense. 

La crítica al sistema no ha sido ajena al mundo de la novela, que a menudo ha arrojado luz sobre las interioridades del sistema. En Libra, Don DeLillo sigue la madeja de intereses y conspiraciones que siguieron al asesinato de John F. Kennedy para arrojar un fresco inquietante de la sociedad estadounidense. Más cerca de nuestra realidad cotidiana, Rafael Chirbes exploró las conexiones entre el poder económico y el político en obras como Crematorio. Por último, Candidato nos muestra cómo el ascenso al poder de un político de nuevo cuño está también repleto de rincones oscuros.

La opinión de los usuarios

1 Opinión

17 septiembre 2019

Echo en falta (mejor: yo añadiría) La silla del águila, de Carlos Fuentes.