Muñoz Molina, sobre la Biblioteca Matador: “Dante es gran literatura, pero Darwin también”

La cultura no solo no se detiene en tiempos de pandemia, sino que es más necesaria que nunca. Así quedó patente en la presentación de la Biblioteca Matador, una selección para el Club Matador de Madrid realizada por Antonio Muñoz Molina. De los 300 títulos que conformarán la colección confeccionada por el autor de El invierno en Lisboa, cien fueron presentados ayer en un acto en el propio club, en un acto en el que, guardando las medidas de seguridad pertinentes, el autor charló con Alberto Anaut, director de la gestora cultural La Fábrica.

“Para mí ha sido una enorme alegría ver la existencia física de la biblioteca”, expresó Muñoz Molina después de ver por primera vez los títulos de la colección reunidos en el espacio físico que ocuparán a partir de ahora. Para su incorporación al proyecto, explicó, no solo se tuvieron en cuenta los títulos en sí, sino también las ediciones seleccionadas, “para que lleguen al lector en las mejores condiciones de traducción y edición”.

Como nos explicó Muñoz Molina recientemente, los ejemplares de la biblioteca solo se atienen a un único criterio de ordenación: el mero orden alfabético. “Esto da pie a conexiones intelectuales inesperadas”, explicó en el acto. “La C, por ejemplo, es una letra extraordinaria para la Literatura. Empieza con Cervantes, pero justo después tienes a Chesterton, y luego a Joseph Conrad, nada menos. También un escritor menos conocido pero no menos importante como Wilkie Collins, de quien hay dos libros en la biblioteca”.

Este criterio no es casual, sino que obedece a una intención el propio escritor expuso ante los asistentes. “Al lado de Dante tienes a Darwin”, resaltó. “Dante evidentemente es gran literatura, pero Darwin también. La división entre ciencias y letras, que es tan funesta en nuestra cultura, hace que normalmente estén separados, pero a mí me gusta que estén juntos, también físicamente. Saltan chispas, conexiones”.

Muñoz Molina destacó en su intervención que se había guiado “por la calidad de la escritura”. “No solo la calidad formal, cómo estás escrito, el estilo, sino también la precisión, la capacidad de retratar el mundo y la esencia humana”, añadió. Es por esa razón que su selección incluye obras que, quizás, no tendrían cabida en colecciones literarias actuales. “Al final de la lista hay dos libros muy importantes de dos mujeres que se apellidan Ginsburg, Natalia Ginsburg y a su lado Eugenia Ginsburg, que tampoco debería estar en una biblioteca literaria”, detalló. “Eugenia Ginsburg no es una escritora, es una superviviente del gulag, pero el suyo es uno de los testimonios más valiosos sobre los campos de concentración soviéticos”.

En las próximas semanas se irán conociendo el resto de libros que conforman la Biblioteca Matador seleccionada por Muñoz Molina. Más información, aquí.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales