Nueva generación catalana

Libros recomendados por Gabi Martínez

Escriben en catalán, pero muchos de ellos han sido traducidos al castellano. Las letras catalanas tienen algo de qué alegrarse: hay recambio. Escritores jóvenes procedentes de otros países, pero afincados en Cataluña que  se interrogan sobre los orígenes, autores que se pronuncian sobre la precariedad, la vida urbana, otros que abordan la ciencia ficción, el humor… El escritor catalán Gabi Martínez elige a varios de estos autores para conmemorar esta Diada para Librotea. Y se pueden leer en catalán y, en su mayoría, también en castellano.Martínez comienza con L’altra, de Marta Rojals, un retrato de la sociedad urbana actual contado “con hipnótico desparpajo. Hace que contar parezca fácil, arrastra a su atmósfera como sin querer porque atesora una inusitada empatía. Si te gustan las películas de Cesc Gay, es tu autora”. También elige a Miquel Durán y Més o menys jo, “una asombrosa primera novela, tan sencilla como sugerente. Aporta algo distinto. Voz propia como pocas”.Entre las dos orillas se encuentra Saïd El Kadaoui con No (en castellano con el mismo título). En ella, “se interroga como pocos sobre su entorno arrancando imágenes, reflexiones, experiencias que comunica con talento filosófico. Un Kureishi a la catalana”. Parecido a lo que Najat El Hachmi hizo con L’ultim patriarca (El último patriarca). “Narradora poderosa e implicada en temas clave, apunta a la integración en sociedades ajenas. Con esta novela sobre la rebelión de una mujer contra el orden patriarcal que la condenaba a vivir reprimida, empezó todo”, afirma Martínez.Más autores: Albert Forns y su Jambalaia (Jambalaya), “obra de autoficción divertida, dinámica y desconcertante desde la originalidad”; Llucía Ramis y Tot allò que una tarda morí amb les bicicletes (Todo lo que una tarde murió con las bicicletas), novela que “percute en los anhelos y desilusiones contemporáneos con una especie de furia templada. Incisiva y melancólica. Cada libro de Ramis mejora al anterior”; Martí Piñol y Sentinels, “uno de esos raros textos capaces de aunar humor de calidad con narración absorbente. Divertidísimo en su crítica social, esta historia protagonizada por una especie de superhéroes de reality show se presenta para jóvenes aunque los adultos la disfrutan igual. O más”, resume Martínez.Para terminar, La memoria de l’arbre, de Tina Vallés (La memoria del árbol), “delicada miniaturista buscadora de belleza, capaz de ofrecer lo mejor de los detalles a partir de las charlas entre un abuelo y su nieto. Su uso de la lengua apasiona”; Farishta, de Marc Pastor, un “narrador todoterreno con debilidad por la ciencia ficción, capaz de crear mundos alternativos perturbadoramente misteriosos. En este caso va a servirse de una trama que se fija en un puñado de millonarios que viven aislados en unas islas polinesias para hablar de… la paternidad”; y Germà de gel, de Alicia Kopf (Hermano de hielo), una novela en la que, según Martínez, la autora “combina vivencias personales con historias memorables de aventureros y exploradores ha firmado una obra de referencia emocionante y sin casilla que vaticina una interesante carrera”.

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales