Un diálogo con la literatura

Libros recomendados por Javier Cercas

JAVIER CERCAS para LIBROTEA: «Toda literatura digna de tal nombre supone un diálogo con la propia literatura. A veces ese diálogo es explícito; otras, implícito. En El monarca de las sombras, mi última novela, conviven ambas clases de diálogo. La novela propone de entrada una humilde lectura de la Ilíada y la Odisea, y de hecho su título procede de un verso del único pasaje de la Odisea en que comparece, ya muerto, el protagonista de la Ilíada: Aquiles. La propuesta de lectura de los poemas homéricos se cruza con una propuesta de lectura de un relato magistralmente ambiguo de Danilo Kis, titulado «Es glorioso morir por la patria». Esos tres textos, o más bien determinados elementos de esos tres textos, se erigen en leit-motivs del libro, en recurrencias esenciales a su significado; lo mismo ocurre con El desierto de los tártaros, la gran novela de Dino Buzzati. Hay un pasaje del libro en el que se alude a un pasaje del Quijote para contrastar el tóxico concepto de la palabra «patria» por el que murió el protagonista de mi novela con el concepto noble, modesto, afectivo e inocente que de ella tenía Cervantes, y otro pasaje en el que se evoca una idea acuñada por Hannah Arendt, según la cual no somos culpables de lo que hicieron nuestros antepasados, pero sí responsables de ello.Todos estos autores se mencionan de manera explícita en El monarca de las sombras; en cambio,  en ningún lugar del libro se habla de Jean-Pierre Vernant, de George Orwell, de E.E. Cummings o de Tierra de campos, la última novela de David Trueba, pero un ensayo de Vernant está detrás de mi lectura de Homero, unas líneas de una de las últimas cartas escritas por Orwell resuenan en los momentos finales de mi novela y, si la memoria no me engaña, dos versos de E.E. Cummings revolotean, libremente traducidos, en otro pasaje del libro.En cuanto a la novela de Trueba, no la traigo a colación porque él sea un personaje importante en El monarca (o porque la novela me guste mucho y me parezca la mejor de las suyas), sino porque, aunque yo no conocía su libro cuando escribía el mío (y viceversa), ambos inesperadamente comparten muchas más cosas de lo que parece, tal vez porque, cada uno a su modo, ambos tratan de indagar en nuestros dispares orígenes personales y de asumir una herencia común.»

Estantería

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales