Una masturbación literaria

Libros recomendados por Joaquín Reyes

El cómico Joaquín Reyes será el presentador de la próxima gala de los Goya junto a su colega, Ernesto Sevilla. Y como muestra de su afán lector, ha ofrecido a Librotea un listado de libricos relacionados con el cine. Así nos la presenta:“Queridos y fieles lectores —casi todos, porque alguno habrá casquivano—, he elaborado para vosotros unas referencias “variaditas” que colmarán vuestras expectativas —que espero sean bajas—. Todas están relacionadas de una forma u otra con el séptimo arte: el cine —el octavo, como sabreís, es la masturbación. Disfruten sin freno”.Entre ellos, ha elegido Fat City, de Leonard Gardner, un clásico sobre dos boxeadores que muestra la crudeza de la vida. Fue llevada al cine por John Houston en la gran película Ciudad dorada. Una de las grandes obras de Eduardo Mendoza, La ciudad de los prodigios, también es una de las elegidas por Reyes. Esta historia sobre la explosión de Barcelona como gran ciudad se convirtió en película de la mano de Mario Camus.El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad o esa inmersión en lo más descarnado que lleva el ser humano consigo, se trasladó a la gran pantalla en ese inmenso (y problemático rodaje) que hizo Francis Ford Coppola en Apocalipsis Now.Ragtime fue dirigida por Milos Forman en 1981. Esta historia sobre un saxofonista negro víctima de la xenofobia se basaba en la novela homónima de Doctorow.Jonás Trueba dirigió su propio libro Las ilusiones en la cinta que después fue Los ilusos, un retrato contemporáneo de la juventud española y el Madrid post 15M.En Mi vida en rojo, Simon Roy cuenta las obsesiones que le causó una de las películas señeras de Kubrick: El resplandor. Nunca tuvimos tanto miedo de Jack Nicholson ni de la voz de Verónica Forqué.Si hay un actor al que le debe mucho Reyes (y todos los cómicos del mundo), ese es Groucho Marx. Él mismo se analizaba en una obra enorme sobre el humor: Groucho y yo. Para pasar una tarde a carcajadas.La Anna Karenina de Tolstoi ha sido llevada muchas veces al cine. Quizá se recuerda menos Aelita, la novela de su sobrino Alexei, que se convirtió en una peli muda de los años veinte dirigida por Yakov Protazanov. La historia tiene su aquel: un joven que viaja a Marte en un cohete mientras es observado por la reina Aelita desde un telescopio (y se enamora del astronauta, claro).Las fantasías, obsesiones, ideas surrealistas, la España ochentera, todo eso está en Patty Diphusa, de Pedro Almodóvar. Una novela que bien vale como cualquiera de sus películas de aquella época.Y finalmente, todo un clásico del cine noventero y los años yuppies: La hoguera de las vanidades, que dirigió Brian de Palma a partir de la novela de Tom Wolfe.

La opinión de los usuarios

cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales