Viaje por las islas más famosas de la historia de la literatura

En verano ponemos rumbo a las islas, aunque sea de manera imaginaria, con lecturas estivales para trasladarnos a otros mundos. Desde las obras clásicas de aventuras como Robinson Crusoe o La isla del tesoro cuya lectura nunca dejamos de recomendar y más si cabe en las magníficas ediciones ilustradas de Sexto Piso y el Zorro Rojo, a la actualización de la obra de Defoe que Julio Verne hizo en la Isla misteriosa y la fantástica y crítica La isla del Dr. Moreau de H.G. Wells.

Los aromas insulares que tan bien describió Lawrence Durrell en el volumen Trilogía mediterránea se pueden disfrutar en un libro de memorias que es también de viajes, un retrato a lo largo de la década de los cuarenta y cincuenta de las gentes de Corfú, Rodas y Chipre. Las preocupaciones del último Huxley sobre la ecología, el desarrollo espiritual y el progreso técnico quedaron patentes en La isla, ambientada en el s.XIX su lectura complementa a Un mundo feliz.

Karl Ove Knausgard, autor que acaba de cerrar su obra autobiográfica Mi luchadedicó a su infancia en la isla noruega de Tromøya su tercer volumen. La isla de la infancia recupera la memoria lo más fielmente posible del tiempo que pasó junto a su madre en esta isla y la época de descubrimiento que conlleva este periodo. Rememorar la infancia puede ser también el recuerdo de un país, la italiana Lorenza Pieri acaba de publicar en España Yo tenía una islaambientada en la pequeña Giglio.

Siguiendo esta línea autobiográfica Jose Carlos Llop narra en la La ciudad sumergida, siguiendo la línea de Modiano o Pamuk,  los recuerdos de un lugar, Palma de Mallorca, que ya no es el sitio en donde nació. Para completar el viaje, un atlas muy especial que nos lleva al menos con la imaginación a los archipiélagos más recónditos del planeta, Atlas de las Islas Remotas es la guía de viaje ideal para el intrépido y el soñador.

La opinión de los usuarios