Niños Mutantes

Cuando formaron Niños Mutantes, Dani y Miguel ya estaban en otro grupo granadino, Mama Baker. Poco a poco la nueva banda fue relegando a Mama Baker a un segundo plano a medida que la actividad de Niños Mutantes fue creciendo.Tras grabar cinco maquetas, participar en varios concursos para grupos maqueteros y llegar a sonar en programas como Diario Pop y Disco Grande de Radio 3, Niños Mutantes consiguieron fichar por el sello Astro Discos.A finales de 1997 el grupo entró en los Estudios ODDS Sur (Puerto de Santa María, Cádiz) a grabar con Paco Loco como productor. De estas sesiones salieron un primer single, “Niños mutantes“, y poco después su álbum de debut, “Mano, parque, paseo“, ambos publicados en 1998, en julio y octubre respectivamente.En verano de 1998 se incorporó al grupo como segundo guitarrista Manolo Requena, ex-Naranja Mecánica y ex-Especia Sub.La buena acogida de “Mano, parque, paseo” permitió al grupo hacerse con un hueco en el panorama independiente español y llegar a tocar en el año 1999 en dos de los festivales veraniegos más importantes de España: Contempopránea y Festival Internacional de Benicàssim (FIB).El segundo single extraído del álbum fue “Veneno-polen“, publicado en mayo de 1999 con tres caras B no incluidas en el álbum. Coincidiendo con la publicación del single también fue presentado el videoclip de la canción titular.Niños Mutantes publicaron en el año 2000 un EP con cuatro versiones titulado “Versiones autorizadas“. Como anécdota, Depeche Mode no autorizaron la adaptación al castellano para este EP de su canción “Enjoy the silence” (aunque años más tarde si lo hicieron para otro disco).Durante el verano del año 2000 se incorporó a Niños Mutantes Rafael Torres, quien pasó a encargarse de los teclados. A finales de año Dani Castañeda dejó Mama Baker para centrarse en Niños Mutantes.El segundo álbum de Niños Mutantes fue publicado en octubre del 2000. El disco llevó por título “Otoño en agosto” y fue producido por Pablo Iglesias. De este disco se extrajeron dos singles, “Florecer” y “Elévame“.En junio de 2002, ya sin Rafael Torres en el grupo y a modo de adelanto de su siguiente larga duración, vio la luz el EP “Nuevas conversaciones en el Simca“. El álbum llegó en septiembre con el título “El sol de invierno” y contó con una edición especial con tres canciones más y un DVD con videoclips y extras.Entre 2004 y 2005, de nuevo como trío (J.Alberto, Miguel y Dani), publicaron una colección de cuatro singles / EPs: “Las horas perdidas“, “Mil disparos, “Capitán Cobarde, Oso Polar y otros cuentos” y “Me da igual lo que te pase. El último de ellos fue puesto a la venta junto con una caja que servía para guardar los cuatro CDs.A finales de 2005 la filial mexicana de Astro publicó “Canciones para el primer día en la Tierra“, un recopilatorio que reunió 11 de las 17 canciones publicadas en la mencionada colección de singles y EPs. Poco después, el disco también fue publicado en España.Astro Discos publicó en abril de 2007 “Grandes éxitos de otros“, un disco recopilatorio de versiones de otros artistas que Niños Mutantes habían incluido en sus discos y en diversos disco tributo y que también incluyó algunas nuevas versiones grabadas para la ocasión. En este disco apareció la adaptación al castellano de Depeche Mode.En abril de 2008 llegó su siguiente álbum, “Todo es el momento“, un disco producido por Fino Oyonarte (Los Enemigos y Clovis). Con este disco Niños Mutantes volvieron a ser un cuarteto gracias a la incorporación de Andrés López como segundo guitarra.En abril de 2009 llegó el single digital “No puedo más contigo“, que fue puesto en descarga gratuita en la web oficial de Niños Mutantes. Este fue el último trabajo que publicó el grupo con el sello Astro Discos.Su siguiente álbum, “Las noches de insomnio“, llegó a las tiendas en marzo de 2010 de la mano de Ernie Records y fue producido por el propio grupo. En 2011 hubo una edición limitada de este álbum en vinilo, la primera referencia de Niños Mutantes en vinilo y que incluyó como regalo el EP “Animales”.Con motivo de la celebración del decimoquinto aniversario de Niños Mutantes, además de la edición en vinilo de “Las noches de insomnio”, Ernie Records publicó en 2011 el doble DVD “15 años mutando” que también incluyó como regalo “Animales EP”.

Lo que opina Niños Mutantes

  • Niños Mutantes
    Acabé de leer la última página y volví a empezar de nuevo por el principio. Es el único libro (por el momento) con el que me ha pasado. Una historia aparentemente sencilla narrada de un modo absolutamente brillante. La huida de un niño sin nombre a través de un paisaje rural árido e inhóspito. Jesús Carrasco no es un cazador que escribe libros, ni nació en Castilla la Vieja, pero es imposible no acordarse de Delibes al leer Intemperie, una novela que consigue despertar ternura y odio a partes iguales. Niños Mutantes sobre Intemperie
  • Niños Mutantes
    Hace años tuve una librería y cuando la cerré era un bestseller mundial traducido a 30 lenguas en dos años. He tardado 20 años en cogerlo de la estantería y ahora he entendido porqué se convirtió en un fenómeno editorial. Es un libro maravilloso, mezcla de realismo mágico y novela negra clásica, a la vez que un manual imprescindible para entender la sociedad india, tan compleja como atractiva. Un clásico delicioso; perfecto para volver a creer en la narrativa como género. Niños Mutantes sobre El Dios De Las Pequeñas Cosas
  • Niños Mutantes
    Hay un antes y un después en tu vida cuando lees esta novela gráfica sobre las tribulaciones de un superviviente del holocausto en la que los nazis son representados como gatos y los judíos como ratones. Una historia terrible, dibujada y contada de forma maravillosa. Niños Mutantes sobre Maus
  • Niños Mutantes
    Apasionante relato de la vida de un personaje singular como pocos. Historia soviética, underground neoyorkino, biografía y autobiografía, todo se mezcla en un libro que te atrapa de la primera a la última página. Niños Mutantes sobre Limónov
  • Niños Mutantes
    El fenómeno editorial del año en España y en media Europa y no lo es gratuitamente. Era imprescindible que alguien escribiera este libro y seguramente no había nadie como Aramburu para hacerlo. Duele y fascina a partes iguales. Cuarenta años de un conflicto absurdo, el vasco y español, retratado en una novela deliciosa que se enfrenta y aborda con la misma intensidad y compromiso las dos caras de la misma moneda. Un libro tan valiente que sólo podía convertirse en lo que ya es. Un clásico moderno. Niños Mutantes sobre Patria