Patricio Pron es autor de seis libros de relatos, entre los que se encuentran Trayéndolo todo de regreso a casa (2011), La vida interior de las plantas de interior (2013) y Lo que está y no se usa nos fulminará (2018), así como de ocho novelas, entre ellas, El comienzo de la primavera (2008, ganadora del Premio Jaén de Novela y distinguida por la Fundación José Manuel Lara como una de las cinco mejores obras publicadas en España ese año), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014), No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016) y Mañana tendremos otros nombres (2019; Premio Alfaguara de novela); también de la novela para niños Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo (2017) y del ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y del silencio en la crisis de la literatura (2014). Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones (entre otros, con el premio Juan Rulfo de Relato 2004), antologado de forma regular y traducido a una docena de idiomas. En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español del momento. Más recientemente recibió el Premio Cálamo Extraordinario 2016 por el conjunto de su obra. Pron es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen (Alemania) y vive en Madrid.

Lo que opina Patricio Pron

  • Patricio Pron

    El libro narra la radicalización y posterior clandestinidad y asesinato a manos de la policía del joven cineasta suizo Philip Sauber, de quien la autora fue pareja durante algunos años. A sabiendas de que el tema aún irrita mucho en Alemania y de que la empatía con los antiguos miembros de la Fracción del Ejército Rojo (RAF) es prácticamente un tabú, el libro de Edschmid resulta más que meritorio, ya que permite aproximarse sin entender del todo (y sin juzgarlas) a las acciones del personaje. (Sibylle Berg, Franziska Gerstenberg, Judith Hermann y Juli Zeh son, por cierto, las otras grandes autoras de la experiencia amorosa en la literatura alemana contemporánea.)

    Patricio Pron sobre Das Verschwinden Des Philip S.
  • Patricio Pron

    Una relación de seis años, un fotógrafo, una periodista gastronómica, cientos de objetos reunidos en un catálogo de subasta que cuentan una historia, desde el primer encuentro fortuito y los primeros regalos hasta un final que es mejor no revelar al lector pero que es triste como suelen serlo todos los finales. Leanne Shapton pertenece a una constelación de escritoras extraordinarias entre las que se encuentran Joanna Walsh, Amy Hempel, Rachel Cusk, Sheila Heti; aquí nos recuerda, como el Museo de las Relaciones Rotas, cuyo papel en Mañana tendremos otros nombres es central, que de la materialidad de la experiencia amorosa no se ha escrito aún lo suficiente.

    Patricio Pron sobre Artefactos Importantes Y Propiedades Personales De La Colección De Lenore Doolan Y Harold Morris, Incluidos Libros, Ropa Y Joyas
  • Patricio Pron

    Una atractiva presentadora televisiva, su marido, el redactor de cultura de una revista de circulación nacional, un pintor misterioso que sólo retrata mujeres desnudas y se las arregla para que la presentadora pose para él: el trío que conforman los personajes de Noche es el día parece la constelación predecible de una historia que, predeciblemente, incluirá infidelidades y separaciones, pero la novela abunda en giros inesperados y resulta, por ello, sorprendente. Peter Stamm, uno de los mejores autores europeos del momento, tiene un talento único para partir de situaciones banales y, con ellas, construir historias que no lo son.

    Patricio Pron sobre Noche Es El Día
  • Patricio Pron

    La autora de Los argonautas reúne doscientos cuarenta poemas en prosa que ella llama “proposiciones” en torno al dolor y la pérdida, los propios y los ajenos. En inglés el azul es tanto un color como una forma de tristeza, y Nelson aprovecha esto para hablar de un amor que ha terminado, es decir, de una oportunidad perdida.

    Patricio Pron sobre Bluets
  • Patricio Pron

    Amor y activismo político tropiezan y se cruzan en esta pieza teatral de 1982, pero su verdadero tema es la mentira y su sitio en la relación amorosa: el engaño y los celos son la segunda naturaleza del amor según el autor de Rosencrantz y Guildenstern han muerto.

    Patricio Pron sobre Algo Auténtico
  • Patricio Pron

    Lolita es un libro insoportable, soez y deliberadamente ofensivo, pero también es algo más que una novela pornográfica: es una historia de amor extraordinariamente cómica al tiempo que lo suficientemente arriesgada como para permitirse una descripción del sexo oral (de Humbert Humbert a su esposa) como la que sigue: “Así atisbé como un mirón, por encima de los setos de los años, lo que había en aquellos descoloridos ventanucos. Y cuando, por medio de las caricias cuyo ardor me daba lástima y cuya lascivia me parecía pueril, ella, la de impresionantes pezones y muslos macizos, me preparaba para el cumplimiento de mis deberes nocturnos, lo que yo procuraba recoger con desesperación era el aroma de una nínfula mientras, entre gemidos, mi hocico seguía una pista por el sotobosque de oscuras selvas que se marchitaban.” Ningún succionador de clítoris puede superar esto.

    Patricio Pron sobre Lolita
  • Patricio Pron

    Aquellos que consideren que las grandes novelas requieren necesariamente grandes personajes deberían pensar más a menudo en Peter Harris, el marchante de arte que protagoniza Cuando cae la noche: tuvo un hermano homosexual que murió en la década de 1980 y un amor de adolescencia que no condujo a ningún sitio y ahora tiene una galería de arte de segunda categoría y un piso confortable en Manhattan que comparte con Rebecca Taylor, la editora de una revista de arte en problemas a la que lo une una relación cómoda, tierna y desapasionada. Nada hace pensar que vaya a tener mucho más algún día ni (una vez más) que la novela que habita vaya a ser una gran novela, pero entonces aparece Dizzy, el hermano menor de Rebecca, y lo cambia todo.

    Patricio Pron sobre Cuando Cae La Noche
  • Patricio Pron

    Hay algo anacrónico en la historia de Philip Bowman, quien, tras participar en la importante batalla de Okinawa como tripulante de uno de los barcos de la flota estadounidense, va a la universidad de Harvard, intenta sin demasiado entusiasmo convertirse en periodista y finalmente se hace editor. Bowman se casa, contra toda oposición, con una joven heredera de Virginia que más tarde lo abandona, tiene una historia de amor con una mujer inglesa con la que compra un galgo de carreras (su fracaso poco después de una serie inicial de victorias es un magnífico ejemplo de lo que la novela viene a decir a sus lectores acerca del amor y de las relaciones de pareja), adquiere un conocimiento de primera mano de lo que denomina la “geografía editorial”, asiste a fiestas, se instala en lo que denomina la “verdadera madurez”, se muda a una casa en el campo, se enamora, es traicionado, traiciona, descubre cómo paliar “la falta, no necesariamente de matrimonio, sino de un centro tangible en torno al cual la vida tomase forma y hallara por fin su sitio”. Al igual que Stoner, la gran novela de John Williams que ocupa un lugar preeminente en Mañana tendremos otros nombres, Todo lo que hay es, literalmente, todo lo que hay o hubo en la vida de su protagonista.

    Patricio Pron sobre Todo Lo Que Hay
  • Patricio Pron

    Un matrimonio en el que todo está bien se separa porque sus integrantes ya no tienen nada que decirse; a una enfermera de rostro caballuno de la que se burlan los clientes le regalan flores por primera y última vez en su vida; a una mujer se le rompe el corazón mientras recorre Nueva York en taxi recordando un antiguo amor: cuando descubre que su calle ha cambiado, y se apena, se entera por el taxista de que están dos calles más debajo de donde ella creía. Parker es una maestra de la ironía, pero también de la sensibilidad, y sus personajes sostienen ante nuestro rostro un espejo en el que es imposible no vernos reflejados.

    Patricio Pron sobre La Soledad De Las Parejas
  • Patricio Pron

    Una pareja de jóvenes ingleses no puede consumar su relación por su desconocimiento de las cuestiones sexuales: podría ser el argumento de una comedia algo torpe de costumbres, pero en las manos de McEwan este argumento se convierte en una oportunidad de volver la vista atrás y revisitar un mundo anterior a la “liberación sexual” ya completa, y afortunadamente, perimido. A. L. Kennedy parece haber tenido muy presente la lección de Chesil Beach cuando escribió Serious Sweet, otra espléndida novela.

    Patricio Pron sobre Chesil Beach
cerrar

Suscríbete a nuestra Newsletter Recibe nuestras recomendaciones semanales